AlojamientosDestinos

Sigue el veto al alquiler de habitaciones en pisos particulares en Barcelona

La ciudad de Barcelona cuenta con cerca de 14.000 plazas de habitaciones turísticas que se ofertan por internet. El ayuntamiento no quiere legalizarlas porque considera que la capacidad de alojamiento de la ciudad ya está superada.

Para evitar su regularización el Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos (PEUAT) mantiene su prohibición. Así pues, se mantendrán en el limbo de la ilegalidad una cantidad ingente de habitaciones que se alquilan en plataformas como Airbnb.

Las habitaciones compartidas que se alquilan por periodos inferiores a un mes no tendrán encaje normativo en Barcelona, aunque el gobierno autonómico aprobó una ley en 2020 que las incorporaba como nueva fórmula turística. Dejaba a los municipios la potestad de ordenar al respecto.

El equipo de gobierno de la capital catalana ha decidido por ahora que los alquileres que se producen en casas donde el propietario comparte estancia con sus inquilinos turistas no tenga cobertura legal. Destierra por ahora los Bed&Breakfast en Barcelona.

Los grupos municipales de gobierno, PSC y Comunes, mantenían una disputa al respecto de la regularización de este tipo de alquiler. Mientras los socialistas se mostraban favorables a su legalización ya que son una fuente de ingresos para particulares que complementan sus rentas, los Comunes, que fueron defensores de este tipo de alojamiento, ahora son contrarios a su legalización porque dicen que repercuten al alza los precios de la vivienda de alquiler.

Ambos partidos explican que en un futuro estudiarán una ordenanza específica, pero sin poner fecha. Uno de los retos a los que se enfrentarán ahora las autoridades locales es a perseguir y sancionar a aquellas familias y particulares que están realizando ya el B&B, muchas de ellas por necesidad.

Articulos relacionados

Botón volver arriba