Un verano complicado para el turismo

Los datos turísticos de este verano encienden las luces de alerta en el sector turístico. Las caídas de las pernoctaciones en los meses de mayor actividad turística preocupa al sector. En el pico de la temporada los resultados no han sido buenos, incluso el mercado de trabajo se ha resentido durante el mes de agosto.

Los empresarios calculan que los establecimientos de alojamiento han tenido una caída de la ocupación de un 5% de media. Según el destino catalán varía el porcentaje, en el caso de Barcelona se multiplica por dos. En el caso de Girona, la Federación de Hostelería afirma que no están cumpliendo las expectativas y que han tenido que hacer ofertas de última hora para llenar.

Hoteleros, restauradores y comerciantes coinciden en la desaceleración de la actividad. Este balance negativo también afecta a otras comunidades autónomas del estado, aunque de forma menos acusada. La primera industria de Cataluña y España podría estar viviendo una parada del ciclo positivo del último lustro. Con los resultados actuales se anticipa una despedida a las cifras de récord.

Un indicador positivo en este contexto general negativo es el comportamiento del gasto turístico de los extranjeros. En este caso, los visitantes foráneos están dejando más ingresos en Cataluña que en el año anterior. En el mes de julio creció el gasto de los extranjeros un 3,2% y el acumulado de enero a julio un 7,1%.

0 0 0 0