Estudian crear una nueva tasa turística en Barcelona

La hoja de ruta del ayuntamiento de Barcelona plantea crear una tasa turística en la ciudad. Con la afirmación “Barcelona tiene que ser para vivir, antes de que turística”, la teniente de alcalde Janet Sanz mostraba la posición de las autoridades municipales que consideran incompatible la actividad turística con la residencial.

Los movimientos del nuevo ayuntamiento respecto al turismo van dirigidos a limitarlo y reducirlo. Lo acusan de generar efectos negativos. Por este motivo en la presentación del plan de actuaciones para su mandato hasta el 2019 las autoridades barcelonesas han anunciado la modificación de la carga fiscal para compensar lo que consideran “costes de la actividad turística”.

En esta sentido el ayuntamiento estudia una tasa turística local que permita, según el primer teniente de alcalde Gerardo Pisarello, garantizar una redistribución social más justa de los beneficios del turismo. Hay que recordar que ya existe una tasa turística autonómica- ¡Si no quieres caldo, dos tazas! deben de pensar los empresarios del sector.

Pisarello está abierto a estudiar diferentes fórmulas más allá de la tasa turística de la Generalitat, de la que el ayuntamiento ha ingresado hasta 9,2 millones de euros en 2015. Ya han encargado los informes preliminares para conocer todas las posibilidades fiscales.

El nuevo equipo de gobierno municipal considera que durante los últimos años la ciudad se ha centrado en políticas de promoción turística y desregulación del sector descuidando a los ciudadanos. Ahora buscan repensar la ciudad para que dependa menos del turismo.

0 0 0