TUI necesita liquidez y se ve obligada a emitir bonos por unos 400 millones

El primer turoperador de Europa necesita emitir deuda para superar su necesidad de liquidez mientras dura la crisis. Con las aportaciones que reciba de los bonos intentará pagar parte de la deuda que le cumple en breve.

La operación valorada en unos 400 millones de euros se puede considerar arriesgada para los inversores ya que los bonos serán convertibles en acciones nuevas o existentes y la operación no está garantizada. Acciones de una compañía que fluctúa pero que está condenada a perder valor a pasos agigantados en la bolsa de Fráncfort.

En el 2020, el Gobierno alemán ha tenido que rescatar a TUI con ayudas por valor de 4.800 millones de euros. El agujero del turoperador es mayúsculo, ha cerrado el pasado ejercicio con una deuda de 7.200 millones de euros.

Pero la situación de TUI aún pintará peor y por ello necesita la liquidez que le pueda aportar los bonos. A partir del 2022 tiene que empezar a devolver la deuda que ahora tiene congelada. Algunos medios económicos cifran en 1,8 millones de euros la necesidad de liquidez diaria de la compañía. El grupo fía su futuro a que el sector turístico se reactive en los próximos meses y supere la crisis del Covid.

0 0 0