La espada de Damocles de los bonos turísticos pende sobre las agencias

En junio las agencias de viajes están obligadas a retornar la totalidad del importe de los bonos turísticos sustitutorios que ofrecieron a los clientes por los contratos de viajes combinados que se cancelaron el año pasado a causa de la Covid. Un Real Decreto permitía a las agencias minoristas entregar al cliente un bono substitutorio por valor igual al reembolso que hubiera correspondido si hubiera realizado la cancelación del viaje.

Los bonos se debían consumir en el periodo de un año y en caso de no utilizarlo el cliente puede solicitar el reembolso completo. Las agencias de viajes ya advirtieron a inicios de este año que no podrían asumir los reembolsos de estos bonos turísticos que cumplen a finales del mes de junio.

Las agencias reservaron los paquetes turísticos y liquidaron parte de estas reservas con sus proveedores que en muchos casos no han retornado a las agencias el importe de los servicios no prestados. Un dinero que ahora deben devolver a los clientes. Las compañías aéreas y las de cruceros son algunos de los proveedores que no les han retornado el importe de los vuelos y circuitos cancelados.

Las agencias están pasando una crisis sin precedentes y ven inviable devolverlo. Solicitaban como mínimo ampliar la vigencia de estos bonos para ganar tiempo mientras se recuperan económicamente del varapalo que han sufrido. En caso contrario, advierten, puede llevar a la quiebra a muchas de ellas.

0 0 0