Destinos

El alcalde que no quiere turistas en su pueblo

Rechaza la distinción que quiere otorgarle la asociación de Los Pueblos Más Bonitos de España

Siurana teme a la masificación turística y no quiere que se la incluya en la lista de los pueblos más bonitos. El alcalde de la localidad de la comarca del Priorat teme que esta distinción provoque un alud de visitantes.

Siurana pertenece al término municipal de Cornudella de Montsant y ya forma parte de la ruta de muchos turistas no sólo por su belleza de paisaje y situación sobre las montañas de Prades sino también por sus riscos que atrae a los amantes de la escalada de todo el mundo. El municipio fue decretado ‘Pueblo con encanto’ por la Generalitat de Catalunya, quizás por las consecuencias de esta distinción ahora no quieren sumar la de pueblo más bonito de España.

El alcalde de Cornudella defiende su negativa en pro de un turismo sostenible y de calidad. Cree que no tienen capacidad ni infraestructuras para asumir una importante carga de visitas, y prioriza otras cuestiones para el pueblo antes que la turística.

La decisión de este ayuntamiento no ha pasado desapercibida. Los medios de comunicación se han hecho eco y ha generado un debate sobre la identificación del turismo como algo negativo, depredador del territorio y del que es necesario huir. Unos valores negativos que no contrastan con las virtudes de la actividad turística en generación de riqueza, valores sociales y culturales que aportan un beneficio a la comunidad. Ante este debate se hace vigente la reciente entrevista de Comunicatur en la fundadora de Conscious Travel que afirmaba que «lo más importante de medir es el beneficio neto que el turismo aporta a la comunidad local».

Articulos relacionados

Botón volver arriba