Costa Brava y Costa Dorada salen al rescate del turismo ruso

El turismo ruso caerá este año de forma importante. Los empresarios de la Costa Brava y Costa Dorada lo saben. Para minimizar este descenso han iniciado una actividad promocional y comercial intensa en este mercado.

De la mano de los mismos operadores rusos están realizando encuentros comerciales y de venta. Los agentes de viajes estiman que la caída del ruso podría ser de entre un  20% y un 30%, atribuible a la situación política del país, las sanciones de la Unión Europea y la devaluación del rublo.

Joan Pascual, director general de NT incoming, una de las principales agencias receptivas, afirma que “los hoteleros catalanes quieren seguir recibiendo turistas rusos y que están mejorando las prestaciones de servicios que les ofrecen”. Pascual dice que el frenazo del ruso es un problema en origen más que de destino y por eso hay menos margen de maniobra para actuar.

Natalie Tours ha traído a Lloret de Mar, a finales de febrero, a más de 200 agentes de viajes de Rusia para su convención anual. Con esta acción quieren poner de manifiesto que la Costa Brava sigue siendo atractiva para el cliente ruso. La directora general de la compañía, Natalia Vorobieva, ha manifestado que debido a la crisis económica del país está ofreciendo paquetes turísticos con precios más ajustados y mejores servicios. “Con la devaluación del rublo el cliente ruso ha perdido poder adquisitivo y necesita contar con paquetes más económicos”.

En la costa Dorada los empresarios de la asociación Hotelera Salou- Cambrils- La Pineda ha intensificado su promoción en el mercado ruso. En este caso junto con el operador ruso Coral Travel, han organizado una semana de visitas en Moscú, los Urales y el Mar Negro para vender su destino. También tienen prevista una segunda tanda de visitas por otras ciudades como St. Petersburgo o Kaliningrado. Además de estos workshops participarán en ferias turísticas como Intourmarket y la MITT.

0 0 0