Pensamientos en voz alta. Aeropuertos y aerolíneas

Un alegato en defensa de los aeropuertos secundarios y una incógnita: ¿Qué necesitan las compañías que operan el medio radio con conexiones punto a punto para volar desde estos aeropuertos? ?

Estamos ante el nacimiento de una nueva compañía de bajo coste bajo el paraguas de Iberia, creada de nuevo para eliminar los pesados costes que arrastran a la compañía madre. La estrategia según dicen los expertos esta centrada en el medio radio de acción, por lo tanto sería comparable con las operativas de Ryanair, Vueling, Air Berlin, Easyjet y otras.

Ahora quedará por ver si la compañía apuesta por los aeropuertos catalanes como Girona, Reus y Alguaire que ofrecen un montón de posibilidades de competir con las líneas que actualmente operan, que con los datos en la mano, está claro que las rutas creadas funcionan perfectamente.

Nunca entendí porqué cuando Ryanair hizo la jugada de amenazar a la administración de marchar si no lograba las condiciones contractuales que demandaba, (tras largas negociaciones se salió con la suya), ninguna compañía de las “nuestras” quiso tomar el relevo antes de dejar el mercado sin servicio.

Reconozco que el día que Ryanair empezó a operar en el aeropuerto de Girona, poca gente, y yo entre ellos, tenía fe en que llegara a levantar el mercado a los niveles en los que lo hizo. Ahora bien, sabedores de cómo le había ido a Ryanair y a sabiendas que el mercado había reaccionado favorablemente, no hubiera sido extraño la substitución de una compañía por otra, pero lo cierto es que ninguna movió ficha.

Los clientes de las comarcas gerundenses, probablemente estábamos dispuestos a pagar hasta el doble o triple de la tarifa de Ryanair por comodidad que representa para nosotros poder volar desde Girona o Reus.

Con los datos que hoy tenemos, el conocimiento del mercado, y a sabiendas del entusiasmo que levantan en los usuarios compañías como Ryanair, no es difícil adivinar que para volar, por ejemplo a Madrid desde Barcelona, las alternativas son tantas que muy a menudo la operadora escogida no sería la irlandesa.

Todo esto debería estar presente en los proyectos de expansión de los directivos de las compañías que compiten y debería servir para desarrollar nuevas estrategias y servir a mercados distintos a los aeropuertos tradicionales.

Ahora sólo queda esperar que un día alguien se despierte y entienda que estos aeropuertos son muy importantes para mucha gente, que tienen una finalidad y que ofrecen un servicio muy bueno para los usuarios, hoy ya no es ningún secreto el modelo de empresa de Ryanair, aun cuando muy mejorable. Queda pues un largo recorrido para que los aerolíneas competidores vean una aventaja competitiva en los aeropuertos mal denominados secundarios, que a menudo los servicios son mucho más próximos y mejores que en los aeropuertos principales cuando se trata de volar punto a punto, y lo más importante, el mercado lo pide y desea, ¿qué más quieren?

Joan Gou i Campamar
@joangou 

0 0 0