Pongamos en valor el patrimonio cultural para el turismo

En la Costa Dorada y Terres de l’Ebre disfrutamos de un amplio abanico de activos de patrimonio cultural, que en realidad no son ni más ni mejores que en otros territorios, pero son los que permiten generar una cierta identidad y singularidad en el destino. En este sentido, un hecho a destacar es que el patrimonio cultural cuenta entre los valores y experiencias más deseados por el turismo y en nuestro territorio hay mucho turismo.

Esta visión es compartida por la mayor parte de agentes, públicos y privados, que en la demarcación tarraconense tienen algún tipo de implicación en el turismo o la gestión local, siendo común que la mayor parte de estos activos culturales estén puestos en valor o en proceso de estarlo. Ya sean activos permanentes, como una construcción histórica, o temporales, como una festividad tradicional, la visión de aprovechamiento posible está presente en mayor o menor medida.

Se puede afirmar que en el territorio hay, de entrada, dos tipos de procesos de valorización turística del patrimonio cultural; el que se hace pensando claramente en la orientación para el visitante y el que se hace pensando en la población local, pero incorporando la visión de rendimiento turístico. Lo más probable es empezar con este segundo enfoque para pasar posteriormente al de una orientación turística más obvia.

Con todo, hay un proceso que todavía tiene un largo recorrido en nuestro territorio, y es la necesaria creación de redes de activos culturales con una orientación turística compartida y que permitan generar un valor añadido que exceda del valor individual de cada activo. Esta orientación permitiría consolidar activos territoriales como en su momento lo fue la Ruta del Cister.

Con esta misma orientación se creó hace unos años la Ruta del Paisaje de los Genios, aglutinando los espacios físicos y simbólicos de cuatro personajes, artistas de hecho, de proyección mundial. Picasso en Horta de Sant Joan, Miró en Mont-roig, Gaudí en Reus y Pau Casals en El Vendrell. Con el apoyo del Patronato de Turismo de la Diputación y la implicación de los cuatro entes municipales se creó y dinamizó este proyecto, combinando en los objetivos los beneficios para la población local, concretados en la ordenación de este patrimonio local, y los beneficios derivados de la atractividad turística.

El proyecto del Paisaje de los Genios se ha convertido en uno de los activos más singulares del territorio, especialmente en la gestión compartida y cuenta con la dinamización de una secretaría técnica, en manos del Parque Científico y Tecnológico de Turismo y Ocio de Cataluña. La voluntad compartida de los 4 municipios y de la Diputación ha creado esta red que genera una cierta atracción no sólo entre el turismo de temporada de motivación principal sol y playa, sino también en un público que ve en este producto, junto con iconos como Tarraco o el Císter un valor principal para su desplazamiento turístico en el territorio.

Una de las premisas fundamentales del proyecto es que la Ruta del Paisaje de los Genios se consolide como red con cuatro nodos de atracción y donde se incentive a los visitantes a disfrutar del resto de nodos. Este flujo entre los cuatro centros es uno de los elementos de identidad más característicos y una buena muestra del potencial que este tipo de redes de activos tienen para estructurar una movilidad turística interna en el territorio de Costa Daurada y Terres de l’Ebre.

La consolidación de la red ha permitido crear el año 2012 la “Tarjeta Genial”, que da acceso a los cinco centros culturales de la Ruta, y que este 2015 se haya dado un paso adelante en la estructuración del producto con paquetes combinados de servicios para hacer posible la comercialización conjunta. Los paquetes, que estarán disponibles esta primavera, permiten ir más allá de una promoción conjunta y favorecen la compra de estancias culturales de dos o más días en el territorio.

Los paquetes combinados de servicios y activos turísticos son un aliciente estratégico para conseguir que la mayor parte de nodos turísticos de base cultural generen actividad turística y no sólo excursionista, que permanecen tan sólo unas horas en el territorio. El modelo de la Ruta del Paisaje de los Genios, y antes de la Ruta del Cister, es un ejemplo a replicar por el territorio, pues a pesar de la dificultad de casar intereses locales, el resultado es un mayor rendimiento turístico y un destino más estructurado y accesible al visitante.

jordi_calabuig2Jordi Calabuig

Laboratorio de Innovación e Inteligencia Turística (LAB-IIT) del Parque Científico y Tecnológico de Turismo y Ocio de Cataluña

 

0 0 0