La ecotasa balear aprobada en el Parlament

El 1 de julio los turistas que se alojen en establecimientos de las Illes Balears, cruceros incluidos, deberán pagar una tasa turística. 80 millones de euros anuales prevén recaudar con este nuevo impuesto.

El Parlament balear ha aprobado la ecotasa, o impuesto de turismo sostenible, con apoyo mayoritario de las fuerzas políticas, a excepción de PP y Ciudadanos. La situación es diferente a la de 2002 cuando se implantó la primera ecotasa que fue derogada un año más tarde por el PP cuando llegó al gobierno. Según el ejecutivo balear ahora la sociedad la acepta e incluso los empresarios turísticos reconocen que en prácticamente todos los destinos europeos existen recargos similares.

Cuando entre en vigor los huéspedes de alojamientos reglados deberán pagar entre 0,25 y 2 euros por noche dependiendo de la categoría de los establecimientos y si es temporada alta (del 1 de abril al 31 de octubre) o baja (del 1 de noviembre al 31 de marzo). La temporada baja se reduce a la mitad el importe de la tasa a cobrar. Lo recaudado se destinará a la reconversión de zonas turísticas y a la conservación de espacios naturales. Al igual que pasa en Cataluña representantes de la administración y agentes sociales determinarán las inversiones concretas que se realicen.

Los menores de 16 años quedan exentos así como los programas del Imserso y los familiares de enfermos desplazados a otras islas por tratamiento médico.

0 0 0