Homeaway y Airbnb se rebelan contra las sanciones

Las plataformas de alquiler de viviendas turísticas Homeway y Airbnb no aceptan las sanciones que están recibiendo de la administración (Generalitat de Catalunya y Ayuntamiento de Barcelona) por publicitar oferta de alojamiento ilegal. Las empresas quieren evitar un efecto imitación por parte otros municipios.

La batalla de la legalidad y la libre actividad del alquiler de viviendas se está librando en Barcelona. Su ayuntamiento ha multado con 30.000 euros a Airbnb y a Homeaway por los mismos motivos que la Generalitat sancionó Airbnb el verano de 2014 con otros 30 mil euros. El gigante americano quiere convencer a las autoridades de que sigan los ejemplos de otras grandes ciudades europeas que son más laxas en su normativa. Ponen como ejemplo ciudades como París, Londres, Ámsterdam, Hamburgo y Milán donde la plataforma se encuentra mucho más cómoda.

Airbnb ha anunciado que recurrirá la sanción y piensa oponer resistencia. La plataforma reclama una regulación “más clara y simple” para que la gente pueda compartir su piso sin tener que cumplir con exigencias.

Por su parte Homeaway para defender su negocio también emprenderá acciones legales contra el ayuntamiento de Barcelona a quien acusa de poner trabas a la libre competencia.

El ayuntamiento, por su parte, ha explicado que las dos empresas no han respondido a los requerimientos que les han hecho para que facilitaran los datos de los pisos sin licencia que están comercializando. Las webs de alquiler dicen que están cumpliendo con sus obligaciones también legales de protección de datos personales de sus clientes.

0 0 0 0