Marcel Forns, director general de GEBTA España

{mosimage}

"Nuestro objetivo es liderar el business travel en España, tanto en lo que respecta a volumen de facturación, como en innovación y modelos de negocio".

• En la labor del día a día ¿a qué están dedicando más esfuerzos y cuáles son los retos de futuro?

El principal ámbito de actuación de GEBTA es el conocimiento del mercado y del consumidor; somos unos grandes generadores de información que debe servir fundamentalmente para que nosotros y nuestras empresas podamos tomar las decisiones más acertadas. A partir de aquí, nuestro trabajo abarca desde aspectos vinculados a las negociaciones con proveedores, la formación, el diseño de productos diferenciales para nuestras agencias, hasta el lobbying en Europa, donde disponemos de una estructura permanente dedicada a defender los intereses de los viajeros corporativos y nuestro modelo de negocio.

Desde hace tiempo, GEBTA es el primer grupo de gestión español en términos de facturación. En el ámbito del business travel representamos más del 33% de la cuota del mercado y ocho de 17 de nuestras agencias están entre las 30 primeras empresas del ranking de ventas de España. Ante esta situación, el principal reto que debemos afrontar es el de no bajar la guardia y no conformarnos con lo que ya tenemos, con el objetivo de continuar liderando el negocio.

• ¿Cuál es el peso de los viajes de empresa sobre el conjunto del negocio de las AAVV?

Actualmente, los viajes de negocios representan cerca del 30% del total de la facturación de las agencias de viajes. Esto, traducido en dinero, supone unos 4.500 millones de euros en 2007.

• ¿Cómo ha evolucionado este tipo de viajes en los últimos años?

En términos de peso, dentro del volumen de negocio total de las agencias de viajes, el business travel ha ido ganando cuota. En 2002, sólo representaba el 25% del total de la facturación de las agencias. Desde entonces, su crecimiento ha sido superior al que ha experimentado el viaje de ocio.

Respecto al modelo de negocio, lo más relevante es que actualmente la agencia ha pasado de ser un agente de ventas del proveedor, a un gestor de compras del cliente. Esto implica un cambio radical en la relación agencia-empresa-proveedor, en el sentido de que se ha ganado en transparencia, y que los sistemas de retribución también han variado.

• ¿Qué perspectivas de futuro presentan España y Europa en el sector de los viajes corporativos?

Yo destacaría cuatro tendencias: la consolidación de los mercados en torno a un número relativamente reducido de empresas altamente especializadas. Muchas agencias dejarán el negocio; el mantenimiento de políticas de viajes y de prácticas focalizadas en la optimización de los costes; el impacto de las políticas ambientales y de protección de los viajeros; y, por último, el incremento del volumen en los viajes a Asia.

• ¿Qué tendría que cambiar el sector de los viajes de negocios para ser más competitivo?

Personalmente, creo que el sector ya es muy competitivo.

• ¿Qué ofrecen España y Cataluña, como rasgo distintivo, para captar al turista de negocios? ¿Existen amenazas de futuro?

Esta pregunta tiene dos posibles lecturas. Desde un punto de vista de los viajes individuales de negocios, los movimientos hacia Cataluña y España dependen básicamente del tejido empresarial existente. En este sentido, las amenazas que tiene Cataluña están en la eventual pérdida de peso empresarial a favor de otras zonas de España y, por descontado, en una mala estrategia en materia de infraestructuras. Es evidente que una cosa lleva a la otra. Si no hay dinamismo empresarial, el negocio se mueva hacia otros lugares y, de la misma manera, la falta de infraestructuras o una deficiente gestión de las mismas, desembocan a un progresivo desplazamiento de las empresas fuera de Cataluña.

La segunda lectura de la pregunta hace referencia a lo que conocemos como MICE o al negocio de las reuniones, incentivos, congresos y convenciones. En este ámbito, la situación y las perspectivas de Cataluña y del conjunto de España son muy positivas. En ambos casos, el destino es muy competitivo desde el punto de vista de la oferta de equipamientos, alojamiento y servicios, así como de la oferta complementaria.

De todas maneras, la mayor amenaza, no sólo para Cataluña sino también para muchas otras comunidades, es la pérdida de conexiones de líneas regulares con ciudades europeas, debido al modelo aeroportuario español. Quien se dedica a este mundo sabe muy bien que para mover grupos es inviable trabajar con compañías de bajo coste.

• ¿Es importante tener una política de viajes para intentar reducir costes?

Indudablemente. La aplicación de la política de viajes reduce de media un 20% del coste de la partida de los viajes de las empresas. Evidentemente, tenemos ejemplos de reducciones superiores, de hasta un 60%, cuando esta política se combina con tecnología integrada.

0 0 0