Un libro investiga a fondo la importancia del turismo inducido por el audiovisual

80 millones de viajeros eligieron su destino tras ver películas o series de televisión en 2018. La cifra duplicaba el incremento de los cinco años anteriores. Este espectacular dato, que corresponde a un estudio realizado por la consultora TCI Research, es uno de los que recoge el libro Turismo inducido por el audiovisual, cuyo subtítulo es Revisión metodológica y propuestas de investigación transdisciplinar.

El prólogo, firmado por Carlos Rosado, presidente de la Spain Film Commission, aporta otros datos interesantes, como que la franja de edad de los que viajan por estos motivos se corresponde con jóvenes con poder adquisitivo y muy activos en redes sociales. Y es que el audiovisual (películas, series de TV, vídeos musicales, publicidad, etc.) se engloba en lo que denominamos turismo de motivaciones.

Es evidente la importancia de este turismo y todos tenemos en mente la impronta de algunos destinos relacionados con el audiovisual. Quizá Juego de Tronos sea el más espectacular y conocido, pero hay muchos otros ejemplos, como el de Nueva Zelanda, que aprovechó de sobremanera el éxito de El señor de los anillos para basar su promoción en los espectaculares paisajes de las películas. El resultado de todo ello es la proliferación de oficinas de diferentes administraciones que se ocupan de facilitar rodajes en los territorios a los que pertenecen, como es el caso de la Barcelona – Catalunya Film Commission.

Todos estos temas se debaten en el libro mencionado, que radiografía este subsector turístico, desde el nombre adecuado (pasar de Turismo cinematográfico a Turismo inducido por el audiovisual es el mejor ejemplo) hasta las diferentes líneas de investigación sobre el tema: la histórica y la que busca la promoción del patrimonio y el territorio a través del audiovisual. La conclusión más general es que hay que implementar equipos multidisciplinarios y por eso el libro cuenta con especialistas de diferentes campos: turismo, comunicación, geografía e historia.

Una obra estructurada en tres partes: “Métodos”, “Casos” y “Antes y después del audiovisual”

Efectivamente, el libro se estructura en tres partes. En cada una de ellas varios capítulos analizan hasta el más mínimo detalle toda la historia y opciones que ofrece el audiovisual, con constantes e interesantes referencias de todo tipo, bien listadas al final de cada capítulo. Pero son tantas que a veces incluso impiden un dinamismo de lectura.

De la primera parte, Métodos, nos quedamos con el capítulo titulado Las iniciativas de turismo cinematográfico vinculadas al CETT, porque se habla de Barcelona como ciudad de rodajes (incluso con una parte específica dedicada al barrio de Horta-Guinardó) y de la primera guía turística de Barcelona dedicada al cine, Barcelona, una ciudad de película, publicada en 2013 y que rápidamente tuvo su réplica en Catalunya de pel·lícula publicada en 2014.

En la segunda parte del libro, Casos, se explica la experiencia de Andalucía en el cine, desde los viajeros postrománticos a los veraneantes de la Europa occidental (1905-1975). Incluye un anexo con un listado de películas desde 1914 hasta la actualidad que hará las delicias de los cinéfilos. El segundo caso analizado en esta parte del libro es el de Ibiza, bajo el capítulo titulado De More a Amnesia, la Ibiza de Barber Schroeder.

Finalmente la tercera parte del libro también posee dos interesantes capítulos. En Cómo se construyó el relato turístico español antes de los tiempos audiovisuales (1845-1930), hay muy buenas referencias a los turistas lectores, ya que los libros fueron el antecedente del audiovisual. Y en el segundo capítulo, La construcción de la imagen del destino en Internet, se describe el caso de la Comunidad Valenciana.

En definitiva un magnífico libro, casi un ensayo sobre el fenómeno del turismo ligado al audiovisual, que gustará a cinéfilos, a los estudiosos de la comunicación audiovisual y del turismo, pero también a toda persona que se interese por la promoción turística y la forma en que mostramos nuestras apetencias y motivaciones de viaje.

Los autores-coordinadores de esta obra son tres:

Jorge Nieto Ferrando, doctor en Comunicación Audiovisual y profesor de Narrativa Audiovisual en la Universidad de Lleida.

-Antonia del Rey Reguillo es doctora en Comunicación Audiovisual y estudia desde 2005 la interacción entre el cine español de ficción y el turismo con el grupo I+D CITur (Cine, Imaginario y Turismo) de la Universitat de València que ella misma fundó.

-Eva Martín-Fuentes es doctora internacional en ingeniería y tecnología de la información. Es profesora agregada en el Departamento de Administración de Empresas de la Universidad de Lleida, donde investiga sobre temas relacionados con el turismo electrónico.

Turismo Inducido por el audiovisual
Comunicación Social. Ediciones y publicaciones.
Salamanca 2021
ISBN: 978-84-17600-46-4
242 Páginas
www.comunicacionsocial.es

0 0 0