superior

abajo

EmpresasTransporte

Ryanair está en la cuerda floja

El monstruo de la aeronáutica lowcost, Ryanair, entra en una situación más que complicada. La huelga de sus pilotos y la acumulación de problemas que afectan a su operativa está impactando directamente sobre la compañía irlandesa.

El máximo responsable de la aerolínea, Michael O’Leary ha amenazado a sus pilotos y personal de cabina que si persisten en sus huelgas se plantea hacer despidos y supresión de vuelos. La amenaza no es baladí porque el beneficio de la compañía ha caído un 20% en el primer trimestre fiscal (abril-junio). Las acciones en la bolsa también se han situado un 25% por debajo del precio que tenían hace un año. De hecho, el pasado 23 de julio sus títulos cayeron un 6%, una pérdida de 1.000 millones de euros.

Los clientes afectados por sus retrasos y cancelaciones se cuentan por cientos de miles durante este año. La imagen de la aerolínea irlandesa está bajo mínimos y la desconfianza a volar con ella comienza a ser un riesgo que O’Leary quiere evitar.

Estos meses Ryanair ha acentuado su campaña de promociones para intentar mantener alta la venta de asientos mientras prueba de controlar el flanco interno, el de su personal, con amenazas. Las reclamaciones laborales de sus trabajadores se multiplican en muchos países. En Irlanda, España, Bélgica o Portugal tienen un frente abierto de conflictividad. En el Reino Unido o Alemania, la compañía ha podido cerrar acuerdos con los sindicatos.

Articulos relacionados

Botón volver arriba