superior

Destinos

La ciudad de Ámsterdam no quiere cruceros

Quieren disminuir la masificación turística y la contaminación

La administración de la capital de los Países Bajos ha decidido prohibir a los cruceristas y por eso cerrará la terminal fluvial central de la ciudad.

Ámsterdam está impulsando medidas para gestionar el turismo reduciendo el exceso de visitantes y la decisión tomada va en esa línea. Otro motivo es reducir la contaminación que generan los barcos. Cada año, acoge a más de un centenar de cruceros que descargan a sus pasajeros en la terminal del río IJ situada cerca de la estación central de trenes.

Los cruceros se han convertido en un símbolo del problema turístico de la ciudad

Pero las visitas de cruceristas a la ciudad no desaparecerán porque se mantendrán las llegadas a la ciudad portuaria de IJmuiden, ubicada a 30 minutos de la capital y también las llegadas al puerto de Rotterdam, situada a una hora de Ámsterdam.

Todavía no existe fecha para el cierre de la terminal fluvial. El calendario debe negociarlo a muchas bandas porque impacta en otras administraciones territoriales incluyendo al gobierno del país. Los cruceros se han convertido en un símbolo del problema turístico de la ciudad junto al consumo de cannabis en las calles del barrio rojo, que también han prohibido. Ámsterdam atrae a 20 millones de visitantes anuales, muchos seducidos por su imagen de ciudad permisiva.

Los cruceros entran en el debate político de Barcelona

Articulos relacionados

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba