Buena Semana Santa en el interior, regular en la costa

El balance de esta Semana Santa ha sido bastante positivo. Los Pirineos han bordeado la plena ocupación mientras que el litoral ha tenido porcentajes de entre el 70% y el 85%. La ciudad de Barcelona ha sido la peor parada con una ocupación muy por debajo a la del año pasado.

Las previsiones de ocupación se han cumplido
El sector turístico esperaba con optimismo estos días de fiesta con ocupaciones superiores al 80% para el conjunto de Cataluña, con una mejor expectativa para las zonas de interior y montaña que en las de costa.

La meteorología, siempre determinante para Semana Santa, no ha modificado la conducta esperada de los clientes. La oferta de nieve ha podido alargar su temporada con unos días al máximo rendimiento. El alojamiento rural, con ocupaciones que en algunas zonas superaron el 90%, también ha podido firmar unos buenos resultados.

En el caso de los destinos de litoral las ocupaciones no han sido tan elevadas y se ha echado de menos el cliente extranjero. Han tenido mucho turismo nacional y más concentrados en los cuatro días festivos. La Semana Santa ha caído demasiado pronto en el calendario y no ha favorecido los destinos de costa. Este año muchos más establecimientos han decidido no abrir por estas fechas y esperan a que llegue el mes de mayo.

La ciudad de Barcelona, ​​por su parte, registró un resultado peor del esperado. Los hoteleros ya preveían unas ocupaciones del 80%, muy inferior a la del año pasado (entre un 4% y 5% menos). Pero la realidad todavía ha hecho bajar 5 puntos más este descenso dejándola en poco más del 70%.

0 0 0