Trump pone trabas al turismo estadounidense en Cuba

La administración Trump ha presentado una batería de restricciones a sus ciudadanos cuando viajen a Cuba. Los estadounidenses tendrán prohibido realizar ninguna actividad con una extensa lista de hoteles, compañías de turismo y otros negocios que el gobierno norteamericano acaba de vetar.

Las nuevas medidas que ya entran en vigor suponen un retroceso al estatus anterior a la apertura diplomática iniciada por Barack Obama en 2015. Ahora los viajes a Cuba deberán realizarlos empresas estadounidenses y acompañados por un representante de la entidad que proponga el viaje. Los vuelos y cruceros estadounidenses están exentos de la prohibición.

La lista de hoteles vetados incluye a cadenas españolas que comparten copropiedad con las autoridades militares cubanas. Justamente Trump quiere penalizar al conglomerado empresarial que depende del ejército que controla el 60% de la economía cubana. Entre las empresas españolas se encuentran Meliá e Iberostar, que trabajan con la cobertura de la empresa militar cubana Gabiota que gestiona el sector turístico. Habaguanex es otro de los grupos cubanos vinculados a militares y fuerzas de seguridad con gestión en el sector turístico.

A partir de este mes los estadounidenses no están autorizados a reservar directamente una habitación de hotel de alguno de los establecimientos vetados. El impacto real sobre los negocios está por ver, la mayoría de los estadounidenses se alojan en hoteles que no están en la lista.

Con estas nuevas restricciones de viaje Washington bloquea el creciente turismo estadounidense a la isla caribeña que solo en 2016 aumentó un 34%. Obama flexibilizó los requisitos y motivos para visitar Cuba y restableció los vuelos directos entre ambos países.

Las prohibiciones suponen un golpe al desarrollo turístico y a las empresas del sector, incluidas las aerolíneas estadounidenses con presencia en Cuba que con toda probabilidad verán caer el número de sus clientes.

0 0 0 0