Quitar turistas chinos a Londres, Roma y París

El pastel del turismo chino en Europa se distribuye de forma desigual. Las ciudades españolas como Barcelona y Madrid registran unos bajos resultados en la captación del emisor procedente de China comparadas con las grandes capitales europeas.

Existe un gran potencial en las dos capitales españolas, pero deben seguir adaptándose a los gustos y demandas de la cultura china si quieren arrebatar clientela a las exitosas Londres, Roma y París. En estos momentos son los principales polos de atracción de este turista. El Reino Unido aglutina el 31% de las pernoctaciones de los turistas chinos en Europa, Italia el 18%, Francia el 13% y España concentra un 7%.

El visitante chino es uno de los que más gasta en el destino. El gasto medio total por turista chino en España es de 2.500 euros, un alemán gasta poco más de 1.000 euros, un británico 972 euros, un italiano 770 euros y un francés unos 650 euros.

El turista chino tiene una gran afición por las compras en los establecimientos de lujo. Los artículos de marca son su predilección. Un aspecto a mejorar se encuentra en la gastronomía. La oferta de restauración, por ahora, no está adaptada en Madrid y Barcelona. El turista chino quiere consumir cocina propia de su país. Los establecimientos actuales están pensados para la demanda europea y no a la asiática. Algunos turistas incluso llevan en su equipaje productos para condimentar las comidas durante su estancia en Europa.

España y China cada vez están mejor conectadas. Actualmente hay media docena de compañías que operan vuelos entre los dos países. Barcelona cuenta con vuelos con Beijing y Shangay. Madrid, además de estas dos ciudades también tiene vuelos con Chendu, Hanzhou, Canton, Shenzen y Hong Kong.

0 0 0