Eurodisney investigada por Bruselas para cobrar diferentes tarifas a los turistas extranjeros

La Comisión Europea (CE) investiga Disneyland París por cobrar precios más bajos que benefician a franceses y belgas frente al resto de nacionalidades. Las autoridades europeas consideran que es ilegal y quieren que Disney justifique el motivo de esta aplicación de tarifas diferentes según el país de residencia del visitante. El parque se defiende diciendo que se trata de unas diferencias motivadas por las promociones.

Bruselas ha recibido múltiples quejas por esta práctica y ha decidido finalmente actuar. Disney París estaría cobrando entradas más económicas a los residentes en Francia y Bélgica porque tienen acceso a ofertas más favorables mientras que los visitantes de otros países tienen que pagar más por las mismas entradas.

El parque temático defiende que la política de precios se basa en cuestiones promocionales y no de discriminación. Los países tienen intereses diferentes con calendarios de vacaciones diferentes, aseguran. La CE considera que estas promociones “no son accesibles a otros consumidores» y sí se pueden considerar una discriminación ilegal. Las ofertas que están en Internet no son accesibles desde todos los países porque las webs redireccionan a la de cada país donde no aparecen ofertas y los precios son más elevados. El parque se defiende diciendo que no tienen ningún inconveniente en que personas otros países pidan reservar un paquete ofertado en otro país.

Disneyland París también asegura que en taquilla los precios son exactamente iguales para todo el mundo pero Bruselas ha detectado que cuando se quiere hacer la compra físicamente en taquilla para adquirir un abono anual Eurodisney exigen una cuenta bancaria francesa.

0 0 0