Pymes y autónomos modifican significativamente los viajes de negocios


El II Estudio conjunto GEBTA/Vueling sobre “Hábitos y Tendencias de los Viajeros de Negocio en España” refleja que los efectos de la situación económica han modificado las prácticas de los viajeros de negocios.

La principal de las conclusiones que se observa en el II Estudio (en relación a 2010, fecha del primer informe) es la masiva incorporación de las pymes al universo viajero, sobre todo microempresas y autónomos. Los viajes de empresa se “socializan”; son los nuevos exportadores, que realizan sus primeras salidas al exterior en busca de oportunidades de negocio.

Esta presencia de pequeñas empresas y emprendedores —España en el quinto lugar del ranking europeo en creación de autónomos— ha supuesto una modificación significativa del perfil de los viajes de negocios. Por un lado, la incorporación de nuevas empresas sin experiencia previa en el viaje corporativo viene acompañada de más autonomía y menor presencia de políticas de viaje. Por otro, el porcentaje de hombres que viaja por negocios aumenta notablemente (12%) respecto al de las mujeres, muy probablemente influido por motivos culturales y por factores de conciliación relacionados con el aumento de la frecuencia viajera y del radio y destino de los viajes.

Es interesante constatar que existe una mayor presencia de la reserva directa. En las empresas con mayor trayectoria viajera, se observa el refuerzo de las políticas y de los canales más profesionales o con mayor rigor en el control del gasto en viajes (agencia especializada y departamentos de administración y compras).

El control del gasto continúa en el foco de las empresas. El patrón de los viajes mantiene la tendencia a acortar los días en destino y, a la ida y vuelta en el mismo día, siempre que sea posible. Sin embargo, esta tendencia a la reducción de la estancia media contrasta con la evolución de la frecuencia en los viajes de empresa. Un porcentaje elevado de quienes realizaban entre 1 ó 2 viajes al año en 2010, viajarían ahora de media entre 3 y 5 veces, mientras que quienes estaban en la franja media (entre 11 y 20 viajes/año), realizarían ahora entre 21 y 30 desplazamientos por ejercicio. El incremento de la intensidad viajera se produce fundamentalmente en el mercado exterior, hecho que confirma la creciente internacionalización de la economía española.

La prueba está en la evolución que experimentan tanto el uso de compañías aéreas tradicionales como las económicas (+4% y +8%, respectivamente), en detrimento de la pérdida de peso relativo en el uso del coche o del tren, dominantes en el ámbito doméstico. Mientras la utilización de compañías aéreas económicas es indicativa de la actividad en el medio radio, el incremento en el uso de compañías tradicionales está vinculado en gran medida con el aumento de la actividad comercial en largo radio.

El viajero de negocios español es un viajero cada vez más experimentado, que viaja más y más lejos, y que tiende a optimizar al máximo su tiempo, reduciendo la duración media de su estancia en destino, para minimizar el coste del viaje. Esta orientación a la eficiencia va acompañada de una mayor exigencia de condiciones adecuadas para incrementar su rendimiento durante el viaje.

El informe detecta oportunidades de mejora por parte de las empresas y proveedores, con el objeto de garantizar una mayor productividad en el viaje y una menor resistencia al mismo por parte de los propios viajeros. Espacio para trabajar y horarios adecuados y flexibles son con diferencia los elementos recurrentes que los viajeros consideran básicos.

Estos mismos elementos, junto con el precio, coinciden a su vez con los motivos principales para la elección de la compañía aérea. Los aspectos más suntuarios de los servicios tienen un peso mucho menor.

El viajero de negocios español responde al perfil de smart traveller: aspira a una gestión más eficiente de su tiempo y espacio (para el trabajo) y a un coste razonable. Desde el punto de vista de las empresas, de los proveedores y de las Travel Management Companies (TMCs), la clave en este nuevo escenario va a consistir en saber ofrecer a este viajero ambas cosas, con la finalidad de optimizar el retorno de los viajes de negocio.

Marcel Forns Bernhardt
Director general de GEBTA

[HOME]

0 0 0