Llevan a los tribunales la tasa turística catalana

La patronal de los cruceros ha denunciado ante el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) el impuesto turístico catalán. Se trata de un recurso contencioso-administrativo contra el reglamento de la Generalitat de Catalunya que regula el impuesto de estancias turísticas.

La Asociación de Líneas de Cruceros es contraria al nuevo gravamen que las obliga a pagar 0,65 euros a los cruceristas que pasan menos de 12 horas en el puerto. Hasta ahora sólo pagaban aquellos que pasaban de esas doce horas por un importe de 2,25 euros. Recientemente entró en vigor una modificación del reglamento del impuesto que, como una de las novedades, incluía este recargo cubriendo así a todos los pasajeros. Otra de las novedades ha incidido directamente a los apartamentos turísticos de Barcelona. A ellos también les ha afectado la modificación ya que les ha incrementado la cuota hasta equipararlos con los alojamientos de lujo, con 2,25 euros.

El sector de los cruceros y los apartamentos tienen un tratamiento tributario diferente en Barcelona que en el resto de Cataluña. Los cruceristas de otros puertos catalanes no pagan tasa si la embarcación no supera las 12 horas en el puerto. Asimismo, los apartamentos de fuera de la capital catalana pagan 0,90 euros, muy por debajo de la cuota barcelonesa.

El puerto de Barcelona recibe más de dos millones y medio de cruceristas cada año que deben pagar la correspondiente tasa. Los autoridades portuarias son las responsables de comunicar a la Agencia Tributaria Catalana todos los detalles de personas en tránsito y horarios de amarres para proceder a un control completo de la actividad.

El impuesto turístico catalán puede superar los 50 millones de recaudación este año 2017. Todavía no han comunicado los resultados pero este es el objetivo fijado por la administración. Para el próximo año la cifra puede aumentar ostensiblemente ya que se completará un ejercicio completo con los importes modificados al alza.

0 0 0