Las tasas baratas de Aena propician el milagro turístico español

El Gobierno mantendrá la estrategia de bajar las tarifas aeroportuarias en los próximos años para asegurarse un buen comportamiento de los viajes hacia España. Hasta un 11% menos del coste de las tasas asegurado en los próximos cinco años.

Con tasas bajas las compañías aéreas ofrecen vuelos a precio competitivo. Este factor, sumado a la desestabilización de otros destinos mediterráneos, augura un 2017 también de récord turístico. La reducción de los costes operativos de las aerolíneas en España será un claro incentivo para ofrecer billetes más baratos. Las tasas son, tras el combustible, el principal gasto de las compañías. Como el turismo de sol y playa es muy sensible al precio seguramente esta situación provoque unos buenos resultados turísticos.

En los últimos años, Aena ha entrado en una campaña agresiva para ganar tráfico aéreo a costa de bajar tasas. Según datos del diario económico Expansión, “el esfuerzo comercial no le ha salido gratis a Aena”. Los incentivos que ha ofrecido desde 2014 suponen más de 300 millones de euros. El diario desgrana este cálculo de la siguiente manera: 165 millones los ha dedicado a bonificar los pasajeros en conexión y 137 millones a incentivar el aumento de pasajeros y nuevas rutas.

En 2014 los aeropuertos españoles sumaban algo menos de 196 millones de pasajeros. Tres años más tarde, en 2016, los aeropuertos de Aena han registrado más de 230 millones de viajeros.

La estrategia de Aena para los próximos cinco años pasa por seguir reduciendo las tasas un 2,2% anual. Mantendrá los incentivos para la apertura de nuevas rutas. Su objetivo para el próximo lustro será activar el tráfico en los aeropuertos más pequeños.

0 0 0