En breve Cataluña podría contar con dos parques temáticos más

Dos empresas de entretenimiento vinculadas a la realidad virtual y al mundo de los videojuegos pretenden invertir en Barcelona y junto a PortAventura para construir sendos parques temáticos en 2016 y 2017.

ZeptoLab, una compañía de juegos de entretenimiento familiar a nivel mundial ha anunciado que abrirá en 2016 su parque dedicado a su juego ‘King of Thieves’, Rey de los Ladrones.

ZeptoLab afirma que está todo a punto para iniciar las obras en Vila-seca y más concretamente en la Avenida del Alcalde Pere Molas que es la arteria que conecta con PortAventura. Se trata de un complejo que proporcionará un nuevo tipo de entretenimiento al aire libre para niños y adultos y podría estar en marcha el próximo verano.

«Vamos a recrear una atmósfera peligrosa, propia de King of Thieves” dice el fundador de Zeptolab, Semyon Voinov. Aconseja visitar el parque por la noche y después de la experiencia, Voinov recomienda a los visitantes relajarse en los numerosos bares y restaurantes que rodean las atracciones. “Por supuesto, sólo para aquellas personas que sean capaces de salir de la tracción”, ironiza.

Y un parque de realidad virtual

Una empresa de Estados Unidos sería la encargada de construir The Void en Barcelona en 2017, el primer centro de realidad virtual a modo de parque temático de Europa. The Void consiste en crear una decena de salas físicas en las que los visitantes provistos de cascos, chalecos, gafas y guantes de realidad virtual tendrán la sensación de vivir aventuras interactivas. Los participantes podrán sentir efectos reales de lluvia, viento, electricidad estática, vibraciones y sonidos, entre otros. La duración de la experiencia sería de entre 20 y 30 minutos.

El primer lugar en el que implantarán el proyecto de realidad virtual será Evermore Adventure Park, un parque de atracciones ubicado en Salt Lake City. Esperan abrir unos 300 centros de realidad virtual en los próximos cinco años, uno de ellos podría ser en Barcelona según anunciaron en la última edición de la feria del videojuego Gamelab. Cada parque de ocio requiere una inversión de unos 20 millones de euros, lo que cuesta un cine Imax, calculan sus impulsores.

Salas con sensores de movimiento, escenarios virtuales, casco de realidad virtual con pantallas curvadas de alta resolución, micrófono para poderse comunicar con otros usuarios o avatares, pulseras en los tobillos y auriculares con alta calidad de sonido, son algunos de los elementos desiñados para percibir las sensaciones que conforman este parque de atracciones de un mundo irreal.

0 0 0