Destinos urbanos y marcas jóvenes aguantarán mejor la crisis

Los destinos que mejor pueden afrontar la crisis son los relacionados con el turismo urbano, como Barcelona, y aquellos más nuevos y con más recorrido para crecer. Así lo asegura el director del Índice UAB de Actividad Turística 2009, Juan Antonio Duro. Las previsiones de este informe no son optimistas. Si en los últimos años preocupaba la caída del gasto, ahora es el descenso de turistas y de pernoctaciones el motivo de alarma. El dato positiva y, para muchos, el más importante: Cataluña recibirá menos turistas pero gastarán más.

El Índice UAB prevé que 2009 acabará con una caída del 5,7% de la actividad turística en Cataluña, provocada, entre otros factores, por un descenso importante en la llegada de turistas extranjeros. Respecto a las pernoctaciones, por primera vez desde 2003, habrá menos de 100 millones.

Los países que más bajarán son Italia (un 22,1% menos de visitantes), Francia (13,9%) y Alemania (10,4%). Es precisamente en estos mercados dónde los responsables turísticos de Cataluña están concentrando últimamente sus esfuerzos promocionales con la puesta marcha de diversas iniciativas en estos mercados.

Duro afirma, sin embargo, que es un buen momento para apostar por la promoción en el mercado catalán ya que “el turismo de los propios catalanes registrará los mejores comportamientos”.

Menos turismo pero… de más calidad?

No todo son datos negativos. El estudio indica que se estabiliza la duración media de las estancias y que aumenta el gasto por turista. Pese a que el gasto realizado por los turistas en Cataluña bajará un 6%, aumentarà el gasto por turista y el gasto por turista y día. Esto, según el informe, puede ser debido a que “la bajada del número de turistas se produce especialmente entre los visitantes que tienen una capacidad de gasto baja o media-baja”. Esta conclusión, en el supuesto de que la tendencia se fuera consolidando en los próximos años, daría la razón a aquellos que apuestan desde hace unos años por la calidad de los turistas y no tanto por la cantidad, es decir, que vengan menos pero que gasten más. 

En el caso del sector turístico español, según el Índice, se espera la llegada de 53,5 millones de turistas extranjeros, 3,8 millones menos que en 2008, cifra que supone un descenso del 6,7%. El número de pernoctaciones hoteleras caerá un 7,4% y el gasto real total de los turistas extranjeros bajará un 6,5%.

0 0 0