Un tsunami en los aeropuertos catalanes

Los aeropuertos de Barcelona, ​​Girona y Reus se encuentran en una situación inédita. Los resultados de 2020 son una pesadilla sin precedentes.

Un repaso a los datos del ejercicio pasado muestra unas caídas de pasajeros que dan pavor. El aeropuerto de Barcelona – El Prat sólo ha podido transportar en 2020 una cuarta parte del pasaje que gestionó en 2019. Los 12,7 millones de pasajeros que pasaron por El Prat representan una caída del 75,8%, lejos de los 52 millones obtenidos del año anterior.

Estos dígitos del aeropuerto de Barcelona son tan bajos que hay que remontarse al siglo pasado para encontrar ejercicios con movimientos de entre 12 y 13 millones de pasajeros.

Por su parte, los datos de Girona y Reus se pueden considerar de paro técnico total. El aeropuerto Girona-Costa Brava, que arrastra una crisis profunda desde hace algunos años, ha firmado en el año de la pandémica un balance 2020 realmente dramático, ha perdido un 91% de los viajeros respecto al año anterior. Sólo 172.000 pasajeros han pasado por las instalaciones gerundenses, muy lejos de los 1,9 millones de 2019.

El aeropuerto de Reus en la Costa Dorada aún registra unos resultados peores a los otros dos aeropuertos catalanes. Reus ha perdido el 96% de los pasajeros. La cifra de viajeros que ha pasado por sus instalaciones en todo un año no superan los 40.000. La pandemia del Covid-19 se ha cebado con este aeropuerto que en 2019 superó el millón de pasajeros, concretamente 1.046.062. En 2020 no ha dejado ni los restos de esta cifra, han desaparecido más de 1 millón de viajeros.

En términos globales, los aeropuertos de Aena en su conjunto han cerrado el año 2020 con una caída de pasajeros superior al 72%. El porcentaje de descenso de otros aeropuertos importantes de España en el último ejercicio es: Madrid-Barajas -72,3%, Palma de Mallorca -79,4%, Málaga-Costa del Sol -74% y Gran Canaria -61,3%.

0 0 0