Turismo religioso en el corazón de Cataluña

Seguir los pasos que el caballero Ignacio de Loyola hizo el 1522 desde su ciudad natal a Manresa. Esta es la propuesta de la nueva ruta turística Camino Ignaciano, 650 kilómetros divididos en 27 etapas que se pueden recorrer en unos 30 días, atravesando cinco comunidades autónomas.

Euskadi, La Rioja, Navarra, Aragón y Cataluña quedan unidas por el Camino Ignaciano que permite la visita de lugares como el santuario de Arantzazu, Logroño, Tudela, Zaragoza, Fraga, Lleida y Montserrat, para acabar en la Cueva de San Ignacio, en Manresa.

A partir de este verano el tramo catalán ya estará señalizado y, a través de la web www.caminoignaciano.org, el turista puede planificar su viaje, a pie o en bicicleta. Aquí encontrará los puntos de recogida de credenciales, mapas de las diferentes etapas, puntos de meditación y plegaria, alojamientos y otros servicios que pueda necesitar el peregrino.

La iniciativa está impulsada por la Compañía de Jesús como alternativa y complemento a otra propuesta de turismo religioso, el Camino de Santiago.

0 0 0