Obligar a los restaurantes a disponer de envases para que los clientes se lleven la comida que les ha sobrado

Cataluña podría ser la primera Comunidad que ponga en marcha por ley la obligatoriedad de bares y restaurantes a entregar a los consumidores aquella comida que no han consumido durante la comida. Se trata de una iniciativa legislativa que pretende reducir el derroche de alimentos.

Según datos de la Agencia de Residuos, la hostelería concentra el 12% de las 262.741 toneladas de alimentos totales que se desperdician cada año en Cataluña. La medida obligaría a bares y restaurantes a disponer de envases especiales para la comida sobrante, pero también anima a los restauradores a servir raciones más pequeñas.

El Partido Socialista promueve la ley que también afecta a supermercados. Los quiere forzar a ceder los productos con fecha de consumo preferente a entidades sociales de proximidad. Entre las propuestas se incluye dar ventajas fiscales a las empresas que impulsen planes contra el derroche alimentario. Sus impulsores recuerdan que sólo con la comida que se  desaprovecha en la Unión Europea y los Estados Unidos se podría abastecer al conjunto de la población mundial.

En Cataluña cada ciudadano desperdicia más de 100 kilos de comida al año. La ley catalana no tendrá un carácter coercitivo porque busca la sensibilización social y empresarial. Así pues, de inicio no se prevé sancionar. Están estudiando la creación de un sello que sea visible entre los establecimientos comprometidos con la lucha contra el despilfarro alimentario.

0 0 0