Reportajes

Lo peor está por llegar

Datan en tres años el periodo estimado para que la economía global evolucione a niveles positivos de crecimiento

Las previsiones sobre la economía mundial son poco esperanzadoras. Las grandes potencias del planeta (Estados Unidos, la Unión Europea y China) se estancarán el próximo año. El Fondo Monetario Internacional (FMI) avisa que más del 30 % de las economías mundiales entrará en recesión.

Ha sido el director investigador del FMI el que ha dejado la declaración más impactante recogida por el corresponsal de La Vanguardia en Nueva York: “lo peor está por llegar”. Los nubarrones sobrevuelan el 2023 con frenazo económico, inflación, además de la guerra de Ucrania y la escasez de materias primas.

Países como Alemania, el Reino Unido, o Italia pronostican un crecimiento negativo de sus economías. Con los grandes entrando en recesión se provocará un parón en las zonas consideradas como los principales mercados emisores de turismo para España.

El sector de los viajes, del ocio y de los negocios, no es ajeno a la inestabilidad

Los economistas del FMI van advirtiendo de una posible inestabilidad financiera y bancaria, que en algunos países será inmobiliaria. Este panorama tendrá sin duda un impacto también sobre la actividad turística a nivel global. El sector de los viajes, del ocio y de los negocios, no es ajeno a la inestabilidad. El ministro de economía alemán ha alertado que de la crisis energética se ha pasado a una crisis económica y que el siguiente escalón será el de una crisis social.

Una recesión en 2023 que será suave y de corta duración

Pero sin ánimo de alarmismo si se puede afirmar que todo apunta a un complicado año 2023. Los que ven el vaso medio lleno explican que los indicadores de la contracción o recesión son algo menores de los pronosticados por los expertos hace poco tiempo. En este sentido, un informe de la consultora KPMG en el que han participado más de 1.300 consejeros delegados de grandes empresas de todo el mundo, señala que la práctica totalidad de estos directivos prevén una recesión en 2023 aunque consideran que será suave y de corta duración. Datan en tres años el periodo estimado para que la economía global evolucione a niveles positivos de crecimiento.

Y mientras tanto, los operadores internacionales de la intermediación de viajes ya hablan de planificar la recesión por lo que pueda venir. En el Reino Unido, las agencias asumen que tienen por delante dos años difíciles porque la demanda se reprimirá.

Articulos relacionados

Botón volver arriba