La irrupción del alquiler turístico: distorsión o disfunción en el mercado

Sin palabras: la plataforma Airbnb ha crecido un 67% en Madrid en tan solo un año y en Barcelona gestiona 3 millones de pernoctaciones. Su aumento parece imparable en las grandes ciudades europeas, a pesar de todo tipo de medidas que intentan restringirlo.

Los clientes alojados en viviendas turísticas, intermediados principalmente por Airbnb y otras plataformas del estilo, aumentan. La situación no es exclusivo de Madrid y Barcelona, en capitales como Berlín, París, Londres y Ámsterdam cada año incrementan la cuota de mercado.

Un estudio de Colliers International revela que Airbnb ya aporta 2,1 millones de pernoctaciones en Madrid (un 67% más que el año anterior) y más de 3 en la capital catalana. Se ha convertido en un ‘player’ en el mercado del alojamiento turístico madrileño (supera el 10% de la actividad) y barcelonés (13,2%), en París llega al 15%.

El grado de distorsión o disfunción en el mercado que realiza esta plataforma está vinculado a dos aspectos: la presencia dominante y desorbitada en determinados barrios de las ciudades y la incorporación masiva de oferta de alojamiento que compite en desigualdad de condiciones legales con el resto de oferta.

La posición de Airbnb en algunas zonas se puede considerar una disfunción de mercado. En los barrios más turísticos de Madrid y Barcelona la plataforma concentra el 70% de su alquiler turístico. La competencia con el sector hotelero es total.

0 0 0