Los apartamentos reclaman que se escuchen sus exigencias

El sector de los apartamentos turísticos catalanes muestra su descontento ante la nueva Ley de Vivienda, vigente desde el 9 de abril,  y clama por una regulación eficiente que acabe con las malas prácticas que tanto mal hacen al sector. Desilusión, contradicción, confusión… Estos son algunos de los conceptos que se han podido oir en las dos jornadas celebradas en Girona y Tarragona sobre esta cuestión.

Desde la Federación Catalana de Apartamentos Turísticos (Federatur), se afirma que “la nueva regulación representa un paso atrás que está generando confusión” y que la Administración está “desaprovechando la oportunidad de aprobar una norma adecuada con la realidad del sector apartamentista que cuente con la colaboración de los agentes –asociaciones y empresas explotadoras-“.

Clamor unánime

Tanto en las comarcas de Girona como en las de la Costa Daurada, la nueva Ley les merece la misma opinión. El presidente de la Asociación de Apartamentos Turísticos de la Costa Daurada, Josep Graset, lamenta que “no ha tenido en cuenta las características, realidad y necesidades de un sector tant importante como el apartamento turístico que, sólo en Catalunya, representa más del 70% de la oferta turística”. Asimismo, asegura que se ha puesto el sector en manos del Departamento de Medio ambiente y Vivienda, “que ninguna relación tiene con nuestra actividad empresarial”.

En el caso de los apartamentistas de Girona y Costa Brava, su presidente –que también preside Federatur-, Lluís Torrent, asegura que “no hay ninguna voluntad de regular el sector de los apartamentos turísticos y que cerca del 90% de las camas que se alquilan en apartamentos en Girona no están declarados, hecho que perjudica seriamente la viabilidad de las empresas que sí tienen su oferta legalizada”.

De entre las cuestiones que más polémica generan, los apartamentistas destacan la concesión de licencias municipales, la ausencia de un reglamento que corte de raíz las prácticas ilegales, que no se tengan en cuenta los servicios añadidos al alojamiento, y la inseguridad jurídica generada debido a las contradicciones que hay tanto con la Ley de Turismo como con el Decreto de Apartamentos Turísticos.

En Tarragona, el sector de la Costa Daurada se comprometió a continuar trabajando, en el seno de Federatutr, para que la Administración recoja, en el futuro reglamento de desarrollo de la Ley de Vivienda, las alegaciones de los representantes y agentes del sector apartamentista.

Desde la Generalitat se defiende, a pesar de todo, la idoneidad del nuevo marco normativo destacando su futura eficacia como herramienta para combatir la ilegalidad existente, con el control por parte de los Ayuntamientos, y la disposición de una regulación unitaria e innovadora. El Departamento de Medio ambiente y Vivienda estima que en un plazo de uno o dos meses podrá presentar el borrador del reglamento y que, efectivamente, se tendrán en cuenta algunas de las reivindicaciones planteadas por los empresarios.

0 0 0