Anticipándose al pasaporte Covid-19

Los principales destinos turísticos están dispuestos a flexibilizar al máximo la movilidad de los viajeros en sus territorios. A falta de un pasaporte Covid que armonice los requisitos en el conjunto de la Unión Europea países como Italia o Grecia tiran adelante con sus iniciativas. Apuestan por poner reglas claras y simples para los turistas.

Italia ha decidido establecer su propio pasaporte que permite moverse libremente entre regiones. El primer ministro Mario Draghi ha lanzado un mensaje que recuerda al que envió el presidente español Pedro Sánchez el pasado verano. Draghi ha dicho que «ha llegado el momento de reservar tus vacaciones en Italia, estamos ansiosos por volver a darte la bienvenida».

Por su parte, Grecia quiere aceptar en su territorio a cualquier turista que acredite que está vacunado o que tiene una PCR negativa. El primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, es consciente de la dependencia de la economía del país del turismo internacional. No se pueden permitir otra temporada de verano con resultados similares a los de 2020 en la que perdieron el 75% de los ingresos. El turismo aporta el 20% de su PIB. Grecia ha destacado por levantar las restricciones y cuarentenas a turistas de países extracomunitarios saltándose las directrices de control de la Unión Europea.

Francia, la gran potencia europea y mundial del turismo, también está moviendo ficha ante la inminente temporada de verano. Al igual que Italia, está probando con un tipo de pasaporte Covid en algunos vuelos entre aeropuertos franceses y la isla de Córcega. Esta acreditación es una prueba por si el pasaporte Covid europeo no se pone en marcha en las fechas previstas. La prueba piloto la ampliarán a otros destinos internos y exteriores.

Por último, España ha llevado ante el G20 la necesidad de tener certificados de movilidad para reiniciar los viajes internacionales. España ha conseguido arrancar un compromiso de apoyo en la reunión de los ministros de Turismo del G20.

0 0 0