Viajar en ‘low cost’, recargo tras recargo

La Organización de Usuarios y Consumidores (OCU) reconoce que las compañías de bajo coste han conseguido que viajar en avión ya no sea "un lujo" pero avisan que no es "tan barato" como parece y que "los abusos de las compañías pasan factura".

La OCU ha elaborado una guía en la que recoge los gastos "extra" en los que se incurre cuando se compra un billete de avión en compañías de bajo coste, consideran que "las compañías cobran hasta por respirar".

En este sentido, Ryanair es la aerolínea que encabeza estas prácticas. Entre los aspectos más destacados, la OCU destaca que al comprar el billete por Internet y pagar con tarjeta se pueden llegar a cobrar hasta 10 euros adicionales.

Además, para poder imprimir la tarjeta de embarque las compañías también añaden un precio extra, que además, en caso de olvidar dicha tarjeta, asciende a 40 euros por imprimirla en el aeropuerto.

Ryanair ha iniciado un servicio de pre-reserva que cuesta 10 euros por trayecto, incluyendo prioridad de embarque, y permite a los pasajeros reservar los asientos de las dos primeras filas, para un desembarque más rápido a la llegada, o en las filas (16 y 17) que proporcionarán más comodidad ya que son más espaciosas.

Otros aspectos como facturar la maleta suponen un coste adicional, ya sea desde casa o en el aeropuerto, aunque las cantidades varían depende de si se hace en un lugar u otro.

0 0 0 0