Turisme de Barcelona apuesta por un valor seguro para liderar una nueva etapa en el organismo

El Consejo General del Consorcio Turisme de Barcelona ha nombrado a Marian Muro como su nueva directora. El Ayuntamiento de Barcelona, la Cámara de Comercio de Barcelona y la Fundación Barcelona Promoció han elegido a Muro para substituir a Joan Torrella que anunció su marcha tras año y medio al frente del consorcio.

Las instituciones presentes en Turisme de Barcelona han consensuado un perfil con garantías a la que fuera directora general de turismo de la Generalitat de Catalunya entre 2011 y 2016. En palabras del primer teniente de alcalde de la ciudad, Jaume Collboni, se trata de “abrir una etapa de compromiso con la colaboración público privada.”

Comunicatur ha podido recabar las primeras impresiones de Marian Muro pocas horas después de convertirse en la primera mujer que dirige Turisme de Barcelona.

Marian Muro, que también tiene una dilatada carrera profesional en el sector privado, ha constatado que como consecuencia de los cambios que se están produciendo en el sector turístico, con nuevos actores, nuevos intereses, nuevas necesidades… el consorcio está obligado a “redefinir y actualizar la forma de hacer promoción. Turisme de Barcelona debe estar al servicio de la ciudad, de los ciudadanos, del sector privado y de las diferentes entidades que componen el organismo”. Muro quiere visualizar, de forma inmediata, un cambio en la forma de hacer: “estamos ante una nueva etapa de Turisme de Barcelona. Queremos recuperar su vocación de servicio y estar abiertos a estrechar aún más los lazos entre el sector privado y los agentes locales para ir alineados y construir un relato juntos”.

Entre los retos que Muro ha destacado a Comunicatur señala el proceso de digitalización que quiere introducir en el campo de la promoción turística. “Para hacer una promoción más eficaz que nos permita comunicarnos con nuestros clientes debemos hablar su mismo lenguaje”, ha declarado.

También se muestra convencida que Barcelona es la puerta de entrada a Cataluña y por ello quiere “contribuir y trabajar en nuevos imaginarios dentro de la ciudad para reducir la densidad turística de determinadas zonas, que nos permitan poner en valor nuevos recursos alejados del epicentro turístico de Barcelona”. Recuerda que un “46% de los visitantes de la capital son repetidores y hay que ofrecerles alternativas a la ciudad, destinos próximos como el Priorat, Vic, Cardona… que les permitan constatar que ¡Barcelona es mucho más!”

En el ámbito del marketing, Marian Muro afirma que es “básico conocer al cliente y saber a qué público nos dirigimos”. La ciudad debe tener claro qué visitante quiere atraer: “deberá ser un turismo sostenible, respetuoso con el destino, que acate sus normas de convivencia y gestión. No todo vale”, asegura la nueva directora de Turisme de Barcelona.

En su conversación con Comunicatur ha querido ser clara: “la preservación de nuestro destino, de nuestra calidad de vida y los criterios de responsabilidad social son conceptos que deben estar en nuestro ADN y deben estar presentes en toda la cadena turística, desde la creación del producto hasta su promoción, campañas de marketing, etc.”

Para concluir, Marian Muro explica que le gustaría “recuperar esa ilusión y ese orgullo de ciudad que caracterizaba a los barceloneses. Con la unión de todos podemos continuar posicionando nuestra ciudad como un referente internacional. Barcelona es una ciudad maravillosa, con talento, cultura, innovación, con un estilo de vida propio. Tenemos que recuperar el orgullo de ciudad, tejer grandes alianzas para situarnos en la Champions de los grandes eventos internacionales”.

Desde una perspectiva más personal, Muro se siente muy agradecida por su elección como directora. “Sólo puedo decir que para mí esta oportunidad de trabajar para el turismo de mi ciudad es un regalo. Los que me conocen saben que el turismo ha sido mi vida y poder ahora contribuir a su desarrollo y gestión desde esta posición me ilusiona. Es cierto que ahora tengo esa sensación de sentido del deber, de responsabilidad que siempre me acompaña cuando emprendo un nuevo reto, pero lo encaro con vocación de servicio y con ganas de ser útil a Barcelona.” Tras la enhorabuena responde: “las felicitaciones cuando me vaya y se pueda hacer balance del trabajo hecho.”

0 0 0