Se destapa el gran hotel flotante del puerto del Fòrum

El reciente incendio en el puerto del Fòrum de Sant Adrià de Besòs que calcinó una decena de yates ha puesto al descubierto la existencia de un negocio de alojamiento ilegal muy extendido en los puertos deportivos. Turistas extranjeros optan por alquilar embarcaciones a las plataformas online para pasar la noche.

Se trata de una realidad que ya había avanzado Comunicatur este mes de enero: Las pequeñas embarcaciones se convierten en apartamentos turísticos. Alojarse en un barco amarrado en un puerto deportivo es ya una tendencia en las poblaciones turísticas. Sólo hay que hacer un repaso a Airbnb para comprobar cómo la moda de los pisos turísticos ha llegado hasta las embarcaciones.

En Barcelona, los yates que se dedican a alojamiento turístico se han multiplicado y están generando una economía sumergida que además origina molestias a los usuarios habituales de las instalaciones portuarias. Como ejemplo, las plataformas ofrecen un centenar de barcos, entre el puerto Olímpico de Barcelona y el puerto Fòrum, para pasar la noche a unos precios inferiores a los de un alojamiento regulado. Los precios van de los 100 a los 200 euros por noche. Es tal el éxito que para este verano prácticamente no hay disponibilidad.

La situación no es exclusiva de la ciudad de Barcelona, otros puertos deportivos de la costa catalana también ofrecen yates como apartamentos turísticos. El alquiler de barcos como actividad de chárter es legal. La trampa es que las embarcaciones nunca salen de puerto porque la realidad es que se contratan únicamente para dormir.

0 0 0