Previsión de 60.000 cruceristas en la Costa Brava

Los puertos de Palamós y Roses en la Costa Brava recibirán a lo largo de la temporada 2019, por primera vez, 60.000 cruceristas, lo que supone un incremento conjunto del número de pasajeros del 18%.

La actividad crucerista en la Costa Brava tendrá un impacto de 4,3 millones de euros, una cifra récord. En total está previsto que 10 compañías de crucero realicen 54 escalas. En Palamós concentrarán buena parte de la afluencia con 54.000 pasajeros y 46 escalas.

Uno de los objetivos del puerto de Palamós es conseguir operar como frontera exterior Schengen. Con esta autorización podría plantear la recepción de cruceros que transiten con escalas por el sur del Mediterráneo.

Por su parte, el puerto de Roses prevé la llegada de 6.000 pasajeros de 4 compañías y 8 escalas de crucero.

La naviera británica Marella Cruises es la principal compañía en la Costa Brava con 29 escalas. En el puerto de Roses verán el estreno de las navieras Crystal y Windstar.

La temporada de cruceros en la Costa Brava tiene una duración de cinco meses: se inicia el mes de abril y se alargará hasta final de octubre. Esta será la tercera temporada consecutiva en crecimiento de turistas a los dos puertos. En 2018 crecieron un 13% y en 2017, un 7%. Un 77% de los turistas serán del Reino Unido, un 11% de América del Norte y un 3% de Alemania.

Según un estudio de la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros, cada pasajero que desembarca en estos puertos gasta una media de 62 euros y cada tripulante, 23. El día de la escala tres cuartas partes de los cruceristas se quedan en la población de llegada, el resto hacen turismo por la Costa Brava principalmente en excursiones a los pueblos medievales de Pals y Peratallada, a Tossa de Mar y Girona.

0 0 0 0