Los destinos tienen el reto de definir su modelo turístico aprovechando el turismo colaborativo

El principal reto para los destinos con respecto a los productos de turismo colaborativo o P2P (de persona a persona) se encuentra en definir cómo se incorpora a su propia oferta y cómo dialoga con el resto de modalidades existentes. Ésta fue una de las principales conclusiones del foro de turismo colaborativo “El encaje del P2P en los destinos” celebrado hace unos días en la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona y organizado por el Parque Científico y Tecnológico de Turismo y Ocio de Cataluña y el Patronato de Turismo de la Diputación de Tarragona.

Las diversas actividades de turismo colaborativo tienen recorrido a medio y largo plazo y capacidad para modificar el sector turístico, que debe analizar cómo es su demanda y esta oferta para detectar las oportunidades que tiene. “El reto de los destinos es intentar aprovechar lo que aporta de bueno este modelo y limitar lo que puede ser negativo”, indicó en las conclusiones Antonio Paolo Russo, investigador del Grupo de Investigación de Análisis Territorial y Estudios Turísticos del departamento de Geografía de la URV y del PCT de Turismo y Ocio.

En cuanto al papel de la administración pública, “debería centrarse en conseguir una regulación de mínimos”, aspecto en el que todos los ponentes del foro estuvieron de acuerdo. Marta Farrero, directora técnica del Patronato de Turismo de la Diputación de Tarragona, añadió que “esta regulación es necesaria y útil”.

Hay que tener en cuenta que esta regulación es una tarea difícil por la complejidad del fenómeno que se ha visto favorecido sobre todo por el cambio tecnológico y que ha generado un cambio de escala de las relaciones sociales y de la capacidad de movilidad. “La regulación tiene que ver con aspectos no relacionados con el consumo tradicional sino con el conjunto de la cadena de valor. Lo importante es reconocer que existe esta cadena de valor y ver si corresponde sólo a la administración garantizar y regular, o intervenir para crear modelo”, señaló Salvador Anton Clavé, director del Parque Científico y Tecnológico de Turismo y Ocio de Cataluña en las conclusiones del foro.

Uno de los aspectos analizados en el foro fue definir qué es el turismo colaborativo. En este sentido Antonio Paolo Russo destacó la diferencia entre la sharing economy de los modelos puros sin transacción económica como, por ejemplo, HomeExchange, Couchsurfing, BlaBlaCar o Helpx, y los modelos híbridos con transacción y comisión por parte de las plataformas como Airbnb, Über, SocialCar, Trip4Real, Sherpandipity, Takeachef o RentALocalFriend.

0 0 0 0