Los campings dicen “¡basta!” y piden respeto y comprensión a la Administración

La Confederación de campings del Mediterráneo se presentó ahora hace un año. (Ver noticia en Comunicatur). Ahora, aprovechando el salón B Travel han dado a conocer las líneas de actuación una vez consolidada su creación.

La confederación está constituida en la actualidad por las asociaciones de campings de Girona, Tarragona, Costa Daurada i Terres de l’Ebre, Castellón, Valencia y Alicante y la presidenta es Àngels Ferré, en representación de los campings de Tarragona. Por su parte, la asociación de campings de Barcelona no ha querido entrar, de la misma forma que tampoco está en la federación catalana.

Representan 211 campings (20 de ellos considerados Best campings europeos), 71.624 unidades de acampada y 212.810 plazas turísticas y en 2017 han tenido 4,3 millones de viajeros y 25 millones de pernoctaciones. En total representan cerca del 30% de los campings que hay en todo el estado y el 43% de las plazas turísticas del sector. Unas cifras con las cuales quieren hacer frente a la indefensión que dicen, tienen ante la Administración. De hecho, la razón de ser de la confederación es afrontar los problemas comunes que tienen y presentarse como los interlocutores válidos. Piden respeto y consideración, ya que el camping es una industria muy potente y como tal pagan sus impuestos y dan riqueza al país. Pero hay un conjunto de reclamaciones que hacen para que no sean considerados “los hermanos pobres del turismo”.

Así destacan los siguientes punto:

  • No hay un convenio laboral propio, están bajo el mismo de la hostelería cuando son dos tipologías totalmente diferentes y con necesidades diferentes.
  • Urbanísticamente: normativas diferentes en cada comunidad autónoma y en cada municipio. Las normativas no regulan el aprovechamiento urbanístico del camping y cualquier urbanista se atreve a hacer cambios en las leyes. “Los técnicos no saben lo que es un camping”.
  • Ya han trabajado en la modificación de la ley urbanística de la Comunidad Valenciana, aportando enmiendas.
  • No existe una personalidad jurídica propia y esto hace que haya proyectos paralizados, licencias paralizadas…
  • La inundabilidad es otro de los graves problemas de los campings.
  • Hay muchos efectos jurídicos colaterales que afectan a los campings y la problemática afecta de forma transversal: aprovechamiento del suelo, áreas de pernocta y Dirección General de Tráfico, ley de costas para muchos campings del litoral, etc.

Trabajar con los principales partidos políticos y estar en todas las administraciones, tanto estatales como autonómicas y locales es una de las principales líneas de actuación, porque “la evolución del contexto social va mucho más rápido que la legislación”.

La confederación mira mucho a Europa, para ver como han solucionado alguno de estos problemas países donde el camping está mucho más considerado. Así, por ejemplo, han trabajado con los campings de Holanda que se encuentran en los cauces de los ríos o los del Véneto italiano, para ver como lo han resuelto.

También remarcan que están abiertos a que se integren otras asociaciones del resto de España, incluso sin estar en el área mediterránea. De hecho, ya han mantenido conversaciones con los campings de Lleida.

0 0 0 0