Las Fallas del Pirineo optan a ser Patrimonio de la Humanidad

Las fallas del Pirineo han presentado su candidatura a Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. Optan a esta distinción 63 pueblos de Cataluña –15 de las comarcas de Lleida–, Aragón, Andorra y Francia que celebran esta tradición de origen ancestral por San Juan.

El dossier oficial de la candidatura, titulado «Las fiestas del fuego del solsticio de verano en los Pirineos», se ha presentado en la sede de la UNESCO en París para conseguir la declaración de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Se prevé que la decisión final se dará a conocer en noviembre de 2015. Hay que decir que es la primera fiesta de la lista de Patrimonio Inmaterial que tiene el fuego como elemento central y su distinción por parte de la UNESCO sería un reclamo turístico y de prestigio.

El documento de la candidatura conjunta de España, Francia y Andorra presentado a la UNESCO incluye las fiestas de fallas de Boí, Taüll, Erill-la-Vall, Barruera, Durro, El Pont de Suert, Llesp, Casós, Vilaller y Senet, en la comarca de la Alta Ribagorça; Arties y Les, en la Val d’Aran; Isil y Alins, en el Pallars Sobirà, y La Pobla de Segur, en el Pallars Jussà.

Celebración de origen ancestral

La campaña de fallas de la comarca de la Alta Ribagorça atrae cada año un gran número de visitantes de todas las procedencias deseosos de revivir una fiesta que antiguamente estaba relacionada con el culto primitivo que se hacía para agradecer a los dioses el éxito de las cosechas, la fecundidad y la llegada del buen tiempo justo en el solsticio de verano. Para facilitar la visita a los turistas, cada año se edita un folleto con el calendario de celebración de las fallas, una breve explicación de la fiesta, una relación de los atractivos turísticos (culturales, paisajísticos, etc.) de la Alta Ribagorça y las actividades en torno a las fallas.

En Durro la bajada de las antorchas tendrá lugar el 14 de junio. La fiesta del fuego continuará con la bajada de fallas en Senet (día 21); Boí, Casós, El Pont de Suert y Vilaller (en los cuatro lugares, la víspera de San Juan); Barruera (día 28); Erill-la-Vall (11 de julio); Taüll (18 de julio), y Llesp (26 de julio). En todos los casos los jóvenes falleros encienden las fallas –troncos resinosos de unos dos metros de longitud– en un lugar elevado de la montaña visible desde el pueblo y, de las 22.30 a las 23 h, empiezan a correr o bajar las fallas, guiados por el mozo mayor o capataz, hasta que llegan a la plaza del pueblo, donde son recibidos con música y el tañido de las campanas. Con las fallas medio consumidas, se enciende una gran hoguera y se bailan danzas tradicionales.

En el Pallars Jussà, el 17 de junio se celebra en La Pobla de Segur la Bajada de fallas de la Virgen de Ribera, en la que los jóvenes del pueblo bajan en procesión con antorchas encendidas desde la montaña de Santa Magdalena. En el pueblo les esperan los niños y las mozas, que les ofrecen flores, torta y vino. A continuación, en la iglesia se hace una ofrenda de flores a la Virgen de Ribera y la fiesta termina en la plaza con un baile de sardanas alrededor de la hoguera. También hay gigantes y cabezudos.

En la comarca del Pallars Sobirà, la noche de San Juan se celebran las Fallas de Isil, reconocidas como Fiesta Patrimonial de Interés Nacional, y las de Alins. En Isil, durante una hora tiene lugar la bajada de fallas encendidas en un descenso vertical desde la cima del Faro. Una vez en el pueblo, las mozas reciben a los falleros con tres obsequios rituales (vino, torta y un ramito de flores). Después van a la iglesia de Sant Joan, donde se dibuja una cruz en la puerta del cementerio para homenajear a los antiguos falleros, conjurar los espíritus, pedir suerte, etc. Por último se desarrollan en la plaza, alrededor de la gran falla, las danzas tradicionales recuperadas en 1993: la marcha de los falleros, el baile de bastones, el Ball Pla y la Bolangera.

La Crema deth Haro se celebra en Les, en la Val d’Aran, la víspera de San Juan. En la plaza de la villa se quema un tronco de abeto de unos doce metros de altura plantado el año anterior y a su alrededor se bailan danzas aranesas. El día 29 de junio tiene lugar la Quilhada deth Haro, que se quemará en 2015. También el día 23 se celebra en Arties, una población del Naut Aran, la quema del Taro, que se bendice y se arrastra por todo el pueblo hasta la casa del alcalde. Durante el recorrido los jóvenes saltan por encima del Taro, acompañados de música, folklore y danzas./Noticia emitida por el Patronato de Turismo de la Diputació de Lleida

0 0 0