El enemigo es Tripadvisor

Hoteleros y restauradores han iniciado una cruzada para restar valor al papel que juega Tripadvisor como prescriptor ante los consumidores. ¿Cuáles son sus argumentos?

Los empresarios están hartos de defenderse de opiniones falsas que deterioran la imagen de sus negocios. La plataforma se ha convertido en los últimos años en un elemento imprescindible para muchos usuarios. Los hoteleros explican que el portal cada vez es menos influyente porque los consumidores son conscientes de las opiniones falsas que publica.

El Gremio de Hoteles de Barcelona por ejemplo, afirma que los clientes son inteligentes y son conscientes de las críticas que se publican por parte de personas que tienen intereses ocultos tras sus opiniones. El punto débil de Tripadvisor es que cualquier persona puede puntuar un establecimiento sin necesidad de haber sido cliente. Demasiada debilidad por una fórmula de prescripción de hoteles y restaurantes.

Cuando la identidad del particular no se puede conocer la veracidad de su aportación entra en cuestión. Este sería el argumento de los profesionales de la restauración y el alojamiento que se enfrentan a la “tiranía” de Tripadvisor. Algunos empresarios explican que han sido víctimas de campañas de desprestigio mediante este portal. Los negocios se han resentido por la publicación de falsedades. Los hoteleros defienden las fórmulas de valoración donde es el cliente y no otro quién puede explicar su experiencia.

Los negocios han iniciado una lucha para minimizar el impacto de Tripadvisor. Quieren dejar atrás aquel tiempo en que los hoteles se vieron obligados a someterse al juego de esta plataforma que los forzaba a exhibir su logotipo con la puntuación del establecimiento como única garantía de calidad. E incluso a dedicar una persona a seguir y responder exhaustivamente cualquiera de los comentarios que sobre ellos se publicaba en el portal.

0 0 0