El alud de alegaciones al plan de alojamiento turístico de Barcelona aplaza su aprobación

El ayuntamiento de Barcelona necesita tiempo para poder estudiar todas las alegaciones que han llegado durante el plazo de exposición pública del PEUAT (Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos)

130 alegaciones de todo tipo y de orientaciones totalmente opuestas ponen de manifiesto la cantidad de subsectores y grupos de interés afectados por el plan de alojamiento municipal. El PEUAT no se podrá aprobar en julio cuando estaba previsto y se alargará como mínimo hasta otoño. Hay que recordar que la moratoria hotelera sigue vigente después de haberse aplicado una prorroga por un año, hasta julio de 2017.

La controversia sobre la actividad turística es muy grande. El ayuntamiento de Barcelona busca el decrecimiento de oferta de alojamiento en el centro de la ciudad, el sector profesional opina que el plan está mal concebido por restrictivo, mientras que los vecinos opinan que todavía se queda corto. Los partidos políticos tampoco se ponen de acuerdo en el modelo turístico de ciudad que el plan tiene que permitir desarrollarlo. Con la incorporación del PSC al equipo de gobierno de Ada Colau las discrepancias todavía se han hecho más importantes.

El Gremio de Hoteles de Barcelona en sus alegaciones advierte que si se aplica el PEUAT tal y como está redactado se impediría en la práctica renovar o bien actualizar la planta hotelera actual. Todo ello contribuiría al deterioro de la imagen de la ciudad.

La Asociación Profesional de Edificios de Viviendas de Uso Turístico (PROHUT) que representa a la oferta de viviendas turísticas agrupadas en edificios enteros, critican -por arbitraria- la decisión de permitir el crecimiento de plazas de algunos tipos de establecimientos y no se autorice la de nuevas viviendas de uso turístico. Con esta medida alertan que se niega la realidad de la ciudad que cuenta con alojamiento ilegal que no se podrá regularizar.

Por su parte, la Asamblea de Barrios por un Turismo Sostenible (ABTS) es contraria a cualquier incremento de la oferta. No aceptan el límite máximo de 12 mil nuevas camas que ha establecido el ayuntamiento para la periferia de la ciudad más descongestionada de turismo. La Asamblea ha calificado esta intención de poco valiente porque consideran que si se permite incrementar plazas en zonas poco masificadas lo que se hará es trasladar el problema de unos barrios a otros.

0 0 0