EEUU preparada para abrir los vuelos regulares con Cuba

Como mínimo media docena de compañías ya han pedido formalmente al Departamento de Transporte norteamericano operar las conexiones aéreas directas entre Cuba y Estados Unidos. Tras cincuenta años de bloqueo los ciudadanos estadounidenses y cubanos contarán con cerca de un centenar de vuelos diarios entre los dos países.

Aunque la turística no está todavía entre las motivaciones autorizadas por EEUU para viajar a la isla, las aerolíneas buscan posicionarse en las rutas de alto potencial turístico para después, junto a los grandes turoperadores, presionar al Congreso para que libere la prohibición sobre los viajes turísticos.

El memorando firmado por los dos gobiernos apunta a otoño para el inicio de los vuelos comerciales directos. El acuerdo permite que hasta 20 vuelos diarios directos lleguen a La Habana y 10 más a otros nueve aeropuertos cubanos. Esto significa multiplicar por 5 el tráfico actual. En los últimos 12 meses de proceso de normalización de relaciones Cuba-Estados Unidos, y sin que el acuerdo aeronáutico se haya puesto en marcha, el número de viajes autorizados de estadounidenses a Cuba ha aumentado más de un 50%.

Actualmente los vuelos de EEUU a Cuba no cuentan con ‘slots,  son tipo charter, sin permisos permanentes ni horarios estables. Uno de los efectos inmediatos a partir de otoño será una reducción del precio de los billetes de avión y para el futuro, un tráfico aéreo masivo entre los dos países. Los ciudadanos de Estados Unidos y Cuba podrán volver a viajar con normalidad de un país a otro. La nueva situación permitirá a la isla dar un salto exponencial como destino turístico en el Caribe.

Entre las compañías interesadas en operar: American Airlines, Delta Airlines, United Airlines y Southwest Airlines, además de algunas aerolíneas independientes y de low cost como JetBlue, líder en vuelos al Caribe. Las aerolíneas ya han presentado su interés por las rutas que les gustaría operar. En el listado de ciudades y aeropuertos norteamericanos aparecen Miami, New York, Atlanta, Dallas Los Ángeles, Orlando, Chicago, Houston, Charlotte o Tampa que conectarían con los destinos de la isla caribeña más importantes como son La Habana, Santiago, Santa Clara, Holguín, Varadero, Camagüey y Cienfuegos.

Para que el restablecimiento de la normalidad sea completo faltará el último paso, que el Congreso dé libertad de movimientos a sus ciudadanos. El Partido Republicano, mayoritario en la cámara, no tiene  una línea política favorable pero los cimientos ya están preparados para cuando la coyuntura sea favorable. El lobby del transporte ya ha empezado a  trabajar en esta línea. Lo que está claro es que no hay marcha atrás en este proceso. Así pues, es cuestión de tiempo que Cuba se convierta en el destino caribeño líder.

0 0 0 0