China corta en seco la emisión de turistas por el coronavirus

El gobierno chino prohíbe a sus operadores turísticos vender viajes interiores e internacionales como medida para contener la propagación del coronavirus que afecta a miles de ciudadanos y que corre el riesgo de convenirse en una emergencia sanitaria mundial.

Establecimientos hoteleros y compañías aéreas ya están actuando para retornar las reservas de sus clientes que ya están canceladas. La propagación del virus ha coincidido con el periodo vacacional del Año Nuevo chino, algo que ha complicado mucho la situación.

El gobierno tiene confinados a más de 50 millones de personas en las tres ciudades que cuentan con brotes del virus, pero la comunidad internacional tiene puesto el ojo en todos sus ciudadanos que están repartidos por el mundo y que abandonaron China durante el periodo de incubación del coronavirus.

El sector turístico ha empezado a sufrir y ya se puede dar por eliminada la emisión de turistas chinos en los próximos meses. En caso de convertir la alerta actual en una pandemia el mercado emisor del gigante asiático quedará reducido a 0. España recibe cada año una cifra cercana al medio millón de turistas chinos. Destinos como Madrid o Barcelona deberán asumir que sus hoteles no podrán contar con estos clientes. Las anulaciones de las reservas chinas serán inminentes.

0 0 0