“Barcelona debe escoger entre un modelo de aeropuerto lowcost o en red”

El presidente de Spanair advierte que el reto de convertir Barcelona en un hub internacional pasa por apostar por un aeropuerto que opere en red y no con compañías de bajo coste

Ferran Soriano ha defendido el proyecto de Spanair ante unos 200 profesionales del sector turístico asistentes a la sesión informativa organizada por Turismo de Barcelona en colaboración de Comunicatur.info

Durante su intervención, Ferran Soriano ha querido dejar claro que el reto de convertir el aeropuerto de Barcelona en un hub internacional es posible aunque el ciclo de la aviación -número de pasajeros y beneficios-, transcurre en paralelo al ciclo económico. Soriano ha informado que los viajeros business han caído un 50% mientras los gastos de las compañías son fijos y el precio del combustible sigue subiendo y representa entre el 20 y el 30% de los costes.

Uno de los mensajes que ha querido transmitir Soriano en su conferencia ha sido el peligro que supondría para la consecución de un hub en El Prat la entrada del modelo de bajo coste en Barcelona. Ha defendido a las compañías que operan en red, el modelo que representa Spanair y el resto de aerolíneas que forman Star Alliance, porque organizan los vuelos con conectividad entre ellas. Este modelo tiene unos costes más elevados porque los aviones deben permanecer en tierra una media de 50 minutos para dar servicio –adecuar las salidas y llegadas con otros vuelos, permitir el traspaso de maletas y de pasajeros…-. Por el contrario, el modelo lowcost, que opera de punto a punto, no ofrece la opción de conexión con otras compañías y destinos, tiene suficiente con 20 minutos de estacionamiento en tierra. Este hecho les confiere una competitividad de precio más elevada pero impide que se articule un hub en su entorno.

El potencial de Barcelona para convertirse en hub son claras para Soriano. La relación entre número de vuelos intercontinentales con el PIB indican que en Europa hay dos ciudades que están excepcionalmente por debajo de su capacidad: Barcelona y Milán. Soriano lo atribuye a la apuesta que han hecho Iberia y Alitalia por concentrar sus operaciones en las respectivas capitales –Madrid y Roma- sin tener en cuenta las capacidades del mercado. Spanair quiere ocupar este espacio, aprovechar la oportunidad de crecer “porque tenemos la demanda y una infraestructura excelente”, refiriéndose a la T1.

El objetivo de Spanair a medio plazo es reestructurar la compañía para que entre en beneficios en 2011 y opere vuelos intercontinentales en 2012. Soriano ha apuntado que existe potencial para que Barcelona haga de hub en vuelos que conecten el norte de Europa con el norte de África o el este de Europa con el continente americano.

Refiriéndose a Spanair, Soriano ha comentado que para hacer rentable una compañía aérea es imprescindible que “controle un mercado o una ciudad, que sea eficiente y que controle los costes”. “Cada pequeña cosa cuenta”, en este sentido ha puesto el ejemplo de cómo con la eliminación de una bolsa de cacahuetes que cuesta un euro, para una compañía que transporta 10 millones de viajeros anuales le supone sumar 10 millones de euros en su cuenta de resultados.

Sobre la preocupación manifestada por las agencias de viajes respecto a su papel de intermediación en la venta de billetes frente la agresividad de otros canales, Soriano ha manifestado que una compañía como “British Airways vende el 50% por internet y esto es imparable. El despacho de billetes en puntos de venta, sí, pero por internet también” ha concluido.

0 0 0 0