American Airlines enciende la guerra con las agencias de Viajes online

La pugna entre aerolíneas y agencias de viaje online está más encendida que nunca, desde que American Airlines decidió prescindir de Orbitz y Expedia, dos de los principales portales de ventas de viajes. El objetivo de la aerolínea americana: vender todos los billetes a través de su propia web, para ahorrarse así las comisiones que le cobraban estos portales. El problema: esto ha desencadenado una guerra abierta entre la aerolínea y las agencias online, a la cual también se ha sumado la central de reservas Sabre, que actualmente se encuentra en litigio con American Airlines.

Todo empezó cuando la aerolínea americana, que actualmente tiene un acuerdo de negocio con Iberia y British Airways, dejó de vender billetes a través de Orbitz el pasado 21 de diciembre, y de Expedia, el pasado 2 de enero, aduciendo que las comisiones que les pagaba eran demasiado altas.

Sabre, que por una parte es propietaria de la agencia online Travelocity, y por otra gestiona uno de los principales sistemas de distribución de billetes a las agencias de viajes, el GDS, reaccionó inmediatamente. La central de reservas hizo desaparecer la aerolínea americana de los lugares más visibles de su sistema, al mismo tiempo que le aumentaba considerablemente el cobro de comisiones por el servicio.

Hay que tener en cuenta que la mayoría de ventas de billetes de avión se canalizan a través de los sistemas de distribución GDS, que aglutinan la oferta de cientos de aerolíneas y tramiten la información a las agencias de viaje, facilitándoles la comparativa de precios. Sable es, en este sentido, la central de reservas que tiene la GDS más grande de los EE.UU.

El enfrentamiento ha acabado en los tribunales, puesto que American Airlines ha denunciado a Sabre, y también a Travelport -la central de reservas que es propietaria de Orbitz-, porque considera que ambas le han dificultado intencionadamente la venta de billetes a través de sus sistemas de reserva, perjudicando tanto su reputación como su negocio, ya que les ha provocado “pérdidas irreparables”.

American Airlines, que es la tercera aerolínea más importante de los Estados Unidos, no se encuentra sola en su guerra frente a las agencias online. Delta Airlines, la segunda mayor compañía en EEUU, también decidió hace unos meses dejar de vender sus billetes a través de algunos portales.

Por su parte, agencias de viaje online, centrales de reserva, y otros sistemas de distribución de viajes se han unido recientemente bajo la coalición “Open Allies for Airfare Transparency”. Aunque en su web afirman que no son una coalición anti aerolínea, sí que se oponen a la voluntad de las compañías aéreas de esquivar los canales de distribución de reservas existentes, ya que consideran que esto dificulta la comparativa de precios y, por lo tanto, la libre elección por parte de los viajeros.

0 0 0