Ryanair abre la caja de los truenos

La compañía irlandesa ha asegurado que cancela todos los billetes que se hayan vendido a través de otros operadores al margen de su propia web y que tengan prevista la salida a partir del 25 de agosto.

La cancelación por parte de Ryanair de todos los vuelos vendidos a través de agencias puntocom puede marcar un hito negativo en el sector turístico.

El motivo es la presunta "violación" de algunas de estas páginas del "copyright" y las condiciones de uso de ryanair.com, así como por aplicar un incremento de precios que califican como "tasas ocultas" y que puede aumentar el precio del billete en aproximadamente 10 euros.

La directora de ventas de Ryaniar, Sinead Finn, asegura que "las medidas sólo se tomarán contra las compañías que están haciendo búsquedas masivas y están ralentizando nuestra web". De los más de 200.000 billetes de avión que vende diariamente en toda Europa, unos 1.000 se tramitan mediante páginas web intermediarias y de estos se están cancelando diariamente entre 400 y 500, según aseguran.

Según ha anunciado el portavoz comunitario, la Comisión Europea ha instado a la aerolínea irlandesa a respetar las reservas realizadas a través de las agencias de Internet, pero sus responsables niegan que "ningún representante de la CE les ha trasladado esta demanda".

Sea cómo fuere la cancelación ya se ha hecho efectiva por lo que piden a los usuarios que anulen sus reservas en los portales dónde las tramitaron y recompren sus vuelos a la web de Ryanair. Finn asegura que "ya estamos retornando el dinero a estas páginas web para que ellas los devuelvan al cliente, cosa que nosotros no podemos hacer porque, no conocemos quién es el cliente final".

Tres de las agencias en línea afectadas en España, Atrápalo, eDreams y Rumbo, ya han reaccionado. Aseguran que garantizarán a sus clientes afectados las mejores alternativas de forma gratuita y además están estudiando medidas legales contra la aerolínea.

Según asegura Atrápalo en un comunicado, Ryanair "busca crear una clima de desconfianza en las agencias en línea por intentar canalizar la venta de sus billetes de avión a través de su propia página web". Rumbo considera que la amenaza de la compañía aérea, si se lleva a cabo, representa "una clara vulneración de los derechos de los pasajeros, que libremente han reservado, pagado y confirmado sus reservas".

eDreams ha activado un servicio de emergencia, formado por 30 personas, para resolver los problemas que la decisión de Ryanair pueda tener en las vacaciones de sus clientes. Además considera que la medida de la aerolínea es “irresponsable y negligente” y puede tener un efecto dominó en otras empresas del sector (hoteles, empresas de alquiler de coches, restaurantes, etc).

Coincide con esta opinión el Instituto Nacional de Consumo (INC) que ha instado a las comunidades autónomas a abrir expedientes a la compañía Ryanair en el supuesto de que cancele billetes adquiridos a través de portales de viajes.

0 0 0