Los hoteles en Barcelona toman la iniciativa

Para hacer frente a los diferentes indicadores de actividad publicados recientemente que marcan un enfriamiento de la actividad hotelera en la ciudad condal los hoteleros están tomando medidas y se han mostrado dispuestos a realizar esfuerzos con el fin de mitigar la situación.

El mercado hotelero de Barcelona registró una caída de entre el 40 y el 50% de sus beneficios en 2008, y los ingresos de los establecimientos cayeron un 25%, según recoge un estudio de Jones Lang LaSalle, que refleja también una disminución en el valor de los hoteles de la ciudad. El Gremi d’Hotels de Barcelona ha tomado la iniciativa y uno de los pasos realizados ha sido garantizarse la permanencia hasta el 2012 de uno de los eventos más rentables para la ciudad: la celebración del Mobile World Congress (MWC).

El estudio de la firma especializada en servicios inmobiliarios, Jones Lang LaSalle, pronostica una saturación del mercado hotelero de Barcelona a partir de 2010, cuando se incorporen 3.578 nuevas habitaciones, lo que supondrá un crecimiento cercano al 13%. La garantía de certámenes como el Mobile World Congress o la permanencia y nueva creación de salones de referencia internacional serán un balón de oxígeno para el sector. De entrada los hoteles pertenecientes al Gremi flexibilizarán los precios ofertados en 2009 con motivo del MWC y se muestran dispuestos a revisarlos a la baja entre un 10 y un 15% de lo pactado inicialmente con la organización para el 2010. Este esfuerzo de los hoteles de Barcelona es lo que, según la agencia oficial del congreso MWC, afianza la permanencia del evento hasta el 2012.

Según Jones Lang LaSalle en su estudio sobre la capital catalana, el crecimiento de plazas en la última década ha estado «muy por encima del de la mayoría de las grandes ciudades europeas», una evolución que la ciudad ha aguantado bien porque el aumento de la demanda era «constante». No obstante, caídas en la ocupación como la del último trimestre de 2008 -cuando las pernoctaciones se redujeron un 8,3%- y la incorporación de nuevas plazas hoteleras pondrán de manifiesto la sobreoferta. Esta situación hará más difícil aguantar los resultados operativos de los establecimientos. Los resultados de explotación de los hoteles barceloneses descendieron un 9,8% en el último trimestre, y las previsiones de Jones Lang LaSalle auguran un «acusado descenso» para 2009 y un inicio de la recuperación en 2010.

Por lo que respecta a la transacciones en el campo de la hotelería, el director de Jones Lang LaSalle para España y Portugal, Jordi Frigola, aseguró que en 2009 se prevén «pocas operaciones» de transacción en el mercado tradicional de compraventa, pero añadió que sí habrá transacciones de activos «en dificultades» y operaciones «más sofisticadas». El estudio refleja también que el parque hotelero de la capital catalana no sigue los estándares internacionales, puesto que hay «poca presencia» de marcas multinacionales y de propiedad extranjera. En su mayoría, los establecimientos están en manos de inversores privados, propietarios-operadores o cadenas hoteleras nacionales que, generalmente, los mantiene, con contratos de arrendamiento o explotación directa. / Ag EP – Comunicatur

0 0 0