Y ahora Amsterdam choca con Airbnb

La plataforma de alquiler turístico Airbnb ya no es tan bien vista por las autoridades de Ámsterdam. La ciudad quiere frenar los alojamientos turísticos en el centro. La multinacional siempre había destacado su cooperación con la capital holandesa pero ahora la ciudad empieza a sufrir problemas de concentración y quiere poner limitaciones.

El gobierno municipal tiene la intención de prohibir las viviendas turísticas publicitadas por Airbnb en la zona centro y además, rebajar a 30 días el máximo de tiempo que se puede alquilar una vivienda turística en el resto de la ciudad.

Ámsterdam tiene en previsión otras medidas dirigidas a la ordenación del turismo como incrementar la tasa turística o la limitación a cruceros en su puerto y la navegación turística por sus canales.

Los problemas de Ámsterdam son una mezcla de los que tiene Venecia, una ciudad parque temático con masificación que pone en peligro la habitabilidad de los vecinos, y Barcelona, ​​con la ocupación de la vía pública por parte de vehículos de todo tipo dirigidos a turistas.

El crecimiento de visitantes está siendo importante. Este 2018 podría alcanzar los 18 millones de turistas, un incremento del 20% en dos años, que para los nuevos responsables municipales supone un dolor de cabeza. Airbnb es un actor que contribuye a distorsionar la cotidianidad de la ciudad.

0 0 0