Retos del turismo rural

“Cuando menos lo esperamos, la vida nos coloca delante un desafío que pone a prueba nuestro coraje y nuestra voluntad de cambio”. Con esta frase de Pablo Coelho se resume mi visión de cómo debería afrontar su futuro el sector del turismo rural. Mi humilde opinión se basa en dos años y medio de intenso trabajo en Escapadarural.com, el portal que reúne la mayor oferta del mercado a nivel nacional (un 80% del total). Sé que hay quien lleva mucho más tiempo en este mundo y tiene mucha más experiencia, personas que han visto nacer el fenómeno del turismo rural y otras que se han incorporado en tiempos difíciles. Gracias a haber conocido a muchas de ellas y a su generosidad al compartir conmigo sus opiniones, intento sacar siempre mis propias conclusiones sobre lo que está pasando y cuáles son esos retos que deberíamos afrontar.

Para empezar, soy consciente de que los discursos que últimamente escuchamos y empleamos se parecen, pues son muchos los agentes del sector que coinciden en señalar ciertos males endémicas aún pendientes de superar. Sin embargo, no por repetir que hace falta profesionalidad y adaptación a los nuevos tiempos vamos a conseguir que los empresarios y negocios del sector se transformen de un día para otro. Para ello hace falta, como dice Coelho, coraje y voluntad de cambio.

Sin duda, la falta de profesionalidad es la madre de todos los problemas. ¿Por qué? Porque sin una gestión profesional ningún tipo de negocio puede competir y ser rentable. El hecho de que la mayoría de propietarios de casas rurales tengan en ellas una fuente adicional de ingresos a la que se dedican sólo de manera parcial no es excusa para dejar de aplicar ciertos criterios de gestión. Actualmente el INE registra 14.147 alojamientos y como ya no nos encontramos en un mercado de oferta, donde el cliente viene solo, hay que ir a buscarlo y tener clara cuál es la propuesta de valor que mi establecimiento presenta frente al resto. Por tanto, ya no es suficiente con vender camas porque, como decía Jimmy Pons hace poco en un artículo, el turismo rural es un caballo ganador si capta que lo suyo es vender emociones. Además, si tenemos claro qué experiencia queremos proponer y cómo presentarnos en el mercado de manera coherente (desde la decoración de los espacios, al diseño de la Web, pasando por la atención al cliente y la política de precios) hay que definir una estrategia de promoción para captar clientes. Y aquí también es importante tener en cuenta que no me sirve cualquier cliente aunque, por supuesto, no cierre las puertas a nadie. La razón es evidente: si mi oferta es singular mi huésped también lo es y responderá a un perfil que debo conocer, encontrar y conquistar. Por ejemplo, la cadena hotelera Axel Hotels está orientada al público gay, pero con una filosofía heterofriendly, con lo que apuestan por un nicho de mercado concreto sin perder la oportunidad de alojar otro tipo de clientes.

Llegamos así al segundo macro-reto a resolver en el sector. Y es que una vez sabemos quiénes somos y a quién nos dirigimos, subirse al tren de las nuevas tecnologías ya no es una opción sino una necesidad. El turismo rural aún conserva ese toque personal de la llamada telefónica o el email para cerrar las reservas, pero su consumidor necesita encontrar toda la información online. Así lo muestran los resultados del Observatorio del Turismo Rural, donde el 94,7% de los más de 10.000 encuestados señala Internet como su fuente de consulta principal. Por eso, el desconocimiento del funcionamiento de los buscadores, las redes sociales, los portales y otros intermediarios es un lujo que ningún empresario se puede permitir. De ahí que la elección de los canales más apropiados para conseguir reservas debe ser fruto de un conocimiento claro de cómo funciona cada uno de ellos, qué me puede aportar y cómo puedo medir el retorno de mis inversiones en tiempo y dinero. La formación, promovida por entidades públicas o privadas, es imprescindible para que el sector avance en este sentido y en EscapadaRural.com aportamos nuestro granito de arena con los talleres gratuitos que impartimos desde hace dos años por toda España. Pero también quiero señalar que la responsabilidad final del empresario y su voluntad autodidacta es imprescindible para llegar a los niveles que exige el mercado turístico. Hay que tener siempre presente que la persona que consume turismo rural es la misma acostumbrada a buscar, encontrar y reservar online y a cualquier hora como en cualquier otro tipo de servicio turístico.

Dicho esto podría entrar en muchos más aspectos sobre qué otras asignaturas pendientes quedan por resolver, pero más que eternizarme con los detalles mi objetivo es remarcar hacia dónde deberían apuntar los esfuerzos. En definitiva éste es el resumen del espíritu que nos ha animado a organizar un encuentro que estimule al sector y que se materializará los días 27 y 28 de mayo en la celebración del Congreso Europeo de Turismo Rural COETUR. Esperamos que en él coincidan muchos de los protagonistas de este futuro, tan complejo como prometedor, que está ahora en nuestras manos.

Ana_AlonsoEscapadaRuralAna Alonso

Directora de Comunicación de EscapadaRural.com

info@coetur.info

0 0 0 0