Abierto el debate sobre una tasa turística en Barcelona y Cataluña

El presidente de Turismo de Barcelona, el hotelero Joan Gaspart, ha propuesto la creación de una tasa al turista que permita financiar campañas de promoción que compensen el recorte presupuestario de las administraciones en este capítulo. El cobro de un euro por turista y estancia tiene una complicación técnica muy elevada, de difícil o casi nula aplicación a corto o medio plazo.

Pese a las dificultades técnicas para materializarla, este debate cíclico de la tasa se ha abierto con posicionamientos bien diferentes. El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, está a favor y la Generalitat no lo ve mal si hay consenso entre el sector llegando a proponer que se pueda extrapolar al conjunto de Cataluña. En contra se han posicionado prácticamente todos los representantes del sector privado. Un planteamiento como este, hecho justo al inicio de la temporada de verano y coincidiendo con la subida del IVA, no ha caído demasiado bien entre los empresarios del alojamiento de la Ciudad Condal y del resto de marcas turísticas.

Un euro por cliente independientemente de la duración de la estancia, según el presidente de Turismo de Barcelona, no debe tener un gran impacto sobre la competitividad del sector y permitiría recaudar entre 15 y 20 millones de euros anuales. Un dinero que Gaspart destinaría íntegramente a promoción mediante un organismo coparticipado por los propios empresarios encargados de recaudarlo y la administración. Pero esta finalidad promocional no es compartida por los políticos, que creen que se debería destinar también a otras cuestiones derivadas de la “carga” que supone el turismo sobre las ciudades.

Si finalmente se llegara a un acuerdo del sector sobre la bondad de esta medida y se clarificara la finalidad de la recaudación, faltaría que el Gobierno Español creara un impuesto municipal -probablemente de aplicación en toda España- que permitiera su cobro por parte de los municipios.

Cualquiera de las formas jurídicas que se pudieran estudiar para implementarlo comportaría tiempo de aplicación. Globo sonda o brindis al sol, en cualquier de los casos, Joan Gaspart ha mostrado su alto grado de influencia al marcar la agenda político-turística de la ciudad y del país.

0 0 0