Las normativas actuales «penalizan a los hoteles pequeños

Esta es la conclusión principal que se desprende del estudio “Repercusión económica de la normativa sobre la competitividad del sector hotelero”, elaborado por la Universitat Rovira i Virgili y el Parque Científico y Tecnológico Turismo y Ocio. Para cumplir con las normativas un hotel pequeño asume un coste superior a 800 euros por habitación y año mientras que un gran hotel poco más de 100 euros.

Según este estudio, las pequeñas y medianas empresas –mayoritarias en Cataluña- son menos competitivas por los elevados costes que les supone la implantación y adaptación de las actuales normativas europeas, españolas y de las mismas administraciones catalanas.

El estudio contempla la aplicación de normativas obligatorias y voluntarias. En este sentido, el presidente de Pimec Turismo, Jaume Marimón, ha destacado que "si ya las normativas obligatorias suponen un impacto importante en los costes del hotelero, aquel que quiere dar valor añadido y más calidad a su producto, difícilmente puede asumir los costes que se derivan de las normativas voluntarias, certificaciones y sistemas específicos creados para satisfacer necesidades de unos mercados cada vez más exigentes".

La desproporción entre establecimientos grandes y pequeños que refleja el estudio implica que estos últimos hayan de soportar unos costes muy elevados que, además, condicionan también el precio final de las habitaciones. Según los cálculos que presenta el informe, los hoteles más pequeños —de 30 habitaciones— asumen costes de 853 euros por habitación, mientras que los hoteles de 500 habitaciones asumen poco más de 100 euros por habitación.

En el nuevo decreto de alojamientos turísticos (previsto por este mismo año), la Generalitat de Catalunya trabaja para reducir los trámites administrativos e implantar mejoras telemáticas a través de la web del departamento de Innovación, Universidades y Empresas, con la intención de ahorrar tiempo y dinero a las empresas catalanas.

Este estudio, encargado por el Observatorio de Turismo de Catalunya en colaboración con Pimec, responde a la petición planteada por el sector turístico catalán en el marco del 3r Congreso de Turismo de Catalunya, celebrado en 2008. Si al sector turístico se le piden esfuerzos para que ofrezca un producto cuidado, personalizado y de calidad que satisfaga las expectativas de unos viajeros cada vez más exigentes, los empresarios turísticos catalanes piden a la Administración normativas más “sencillas, operativas, depuradas, transparentes y económicas que faciliten su trabajo”.

Resumen del estudio. AQUÍ

0 0 0 0